El diputado del PAN en el Congreso de la Ciudad de México, Gonzalo Espina, adelantó que promoverá modificaciones al Código Penal, para castigar con dos a cuatro años de prisión a los franeleros que extorsionen a automovilistas, luego de que se publicó un video en el que se ve a un grupo de hombres amenazando a una pareja, por negarse a pagar 200 pesos para estacionarse en la vía pública.

El legislador de Acción Nacional también solicitará aplicar sanciones administrativas correspondientes por los delitos del fuero local, es decir, cuando se apropien de la vía pública con la finalidad de extorsionar a la ciudadanía y ocupar un espacio que no les corresponde.

Esto, luego de que automovilistas se acercaron al grupo parlamentario del PAN para denunciar agresiones y amenazas de franeleros que, con actitud violenta, obligan a pagar cuotas de hasta 100 o 150 pesos por estacionar un carro sobre la calzada de La Viga, en la alcaldía Venustiano Carranza.

«Se creen dueños de las calles, ponen llantas o tabiques para marcar su territorio, eso no puede seguir sucediendo porque el espacio público debe respetarse y más, tratándose de una arteria vial primaria que tiene complicaciones de tránsito considerables diario.

«Es una modalidad de extorsión disfrazada de supuestas cuotas o aportaciones a terceros, se trata de agregarle una redacción al artículo 236 del Código Penal capitalino para que se sancione a estos individuos que cada vez son más abusivos en la capital», agregó el integrante de la Comisión de Seguridad Ciudadana.

Mencionó que es fundamental hacer valer la ley con las disposiciones penales y castigar conductas que claramente entran en supuestos de delitos como amenazas, lesiones y, desde luego, extorsión y, por eso además de clarificar la ley, debemos exigir a la autoridad que ponga orden.

El coordinador del grupo parlamentario del PAN, Christian Von Roehrich, abundó que muchas veces son las mafias quienes están detrás de estos supuestos franeleros, donde sino hay pago, ponchan llantas, estrellan vidrios o rayan puertas y cofres.

En 2018, la entonces PGJCDMX reportó que la actividad y presencia de franeleros se incrementó en un 85 por ciento y durante el primer semestre de ese año, más de dos mil personas fueron presentadas ante el juez cívico por cometer esta falta administrativa; en 2017, 34 mil personas fueron sancionadas.

“Hoy hay más descaro de estos delincuentes, quienes operan al amparo de la autoridad y dañan el patrimonio de las personas, lo que merece un castigo con base a la norma jurídica de la capital”, dijo.

Asimismo, el diputado,  Héctor Barrera, quien es secretario de la Comisión de Seguridad Ciudadana, recordó que la política de López Obrador de abrazar a delincuentes poco a poco se va apropiando de las calles de la Cuidad, como como en Venustiano Carranza, una alcaldía de Morena.

Ahí, señaló el panista, es una demarcación con mayor índice de extorsiones, similar a la situación que ocurre en el Centro Histórico.  

“La jefa de Gobierno no ha informado los avances de la estrategia de su administración en contra de este flagelo, que tiene a la Venustiano Carranza, Iztacalco y Gustavo A. Madero sumergidas en el terror”, acusó.

Barrera Marmolejo indicó que gestionará ante la Comisión de Seguridad, reuniones con los alcaldes Evelyn Parra, Armando Quintero y Francisco Chíguil, para conocer sus políticas en contra de las extorsiones. «Queremos descartar complicidades o nexos de sus gobiernos con líderes de las mafias, creemos en la honestidad de los alcaldes de Morena que deben estar luchando contra los grupos de la delincuencia», concluyó.

Con información de Milenio