El presidente Andrés Manuel López Obrador informó que está todo listo y la próxima semana inicia la construcción del Acueducto II desde la Presa “El Cuchillo” hacia Monterrey, con longitud de más de 100 km, que será concluido en los próximos nueve meses con inversión de 10 mil millones de pesos aportados por la federación y el gobierno estatal a partes iguales.

“Es una obra prioritaria que consideramos de seguridad nacional, de urgencia; por lo mismo, vamos a ahorrar mucho tiempo en los trámites burocráticos. Se va a tener agua suficiente, estamos hablado de cinco mil litros por segundo. Ya con esto tenemos garantizada agua para la Zona Metropolitana de Monterrey para ocho, 10 años hacia adelante.”

Detalló que con el acompañamiento de la Secretaría de la Función Pública (SFP) se aplicará un mecanismo con tres responsables para la asignación de contratos: el titular de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), quien representa al gobierno federal con un voto; otro para la instancia que designe el gobernador del estado; y el tercero para la Cámara de la Industria de la Transformación (Caintra) de Nuevo León.

“De modo que se presenta la semana próxima la licitación para la compra de la tubería. Aquí hay empresas que fabrican tubos en Nuevo León, y se reciben las propuestas, dos, tres, cuatro, cinco empresas; y ese comité de tres, decide.

“Lo mejor sería que decidieran por unanimidad, los tres, pero como no podemos esperar, con dos, vámonos, y se asigna.”

Añadió que del mismo modo se procederá en la adquisición de bombas y la propia construcción de los 100 km de acueducto, respecto a lo cual recomendó dividir en tramos de 10 km para asegurar la participación de 10 empresas simultáneamente.

“¿Qué es lo que buscamos? Que iniciemos la semana próxima, porque ya tenemos los recursos para dar los anticipos, y que terminemos a más tardar en nueve meses para que no vuelva a pasar lo que sucedió este año en Monterrey y en la zona metropolitana, que no falte el agua.”

Explicó que el gobierno federal dispone de los recursos, aun cuando el presupuesto ya está comprometido y se ejerce con disciplina para no endeudar al país.

Se trata de un fondo de cinco mil millones de pesos de Banobras, que se suma a un bono de tres mil 500 millones del gobierno estatal, y un crédito por mil 500 millones para el organismo de agua de Nuevo León.

“Son recuperables porque se va a tener agua suficiente; estamos hablando de cinco mil litros por segundo… ya con esto tenemos garantizada el agua para la Zona Metropolitana de Monterrey, para ocho o 10 años hacia adelante.”

Detalló que los ingenieros militares estarán a cargo de la gerencia y supervisión del proyecto y será fundamental la participación de las empresas de la entidad.

“Por eso estamos proponiendo que sean empresas de Nuevo León, porque no es hacer una obra y en una de esas obtener mucha ganancia, no, es que los empresarios de Nuevo León, que se han caracterizado por su sensibilidad, vuelvan a demostrar que tienen dimensión social. 

“No quiere decir que no van a ganar, pero va a ser una ganancia razonable. Y, sobre todo, van a cumplir, porque no es un asunto nada más entre las empresas constructoras y los gobiernos, sino es un asunto de las empresas constructoras con los gobiernos y con el pueblo, que va a estar pendiente.”

Luego de señalar que el gobierno del estado está atendiendo la demanda de agua, el presidente agradeció al pueblo de Nuevo León por su contribución al desarrollo del país, así como a empresarios, Iglesias y trabajadores.

“Y agradecerle a toda la gente de Nuevo León por su solidaridad, por su apoyo, por su respaldo. Y decirles que no están solos; el gobierno nuestro, el gobierno que represento, todo el gabinete, va a estar pendiente apoyando al pueblo de Nuevo León.”

Recordó que en estos asuntos fundamentales no puede haber banderías partidistas o sectarismos, sino la suma de voluntades, esfuerzos y recursos, por lo que gobierno federal y estatal trabajan juntos en beneficio del pueblo.

El presidente firmó como testigo de honor el convenio de participación social entre la federación y el gobierno de Nuevo León. Además, se firmó el convenio de ejecución de obra por parte de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), Conagua y el gobierno de Nuevo León.

Acompañaron al jefe del Ejecutivo federal: el gobernador Samuel García Sepúlveda; integrantes del Gabinete Legal y Ampliado; integrantes del gobierno de Nuevo León; así como el representante legal de CaintraNuevo León, Luis Guillermo Dillon Montaña.