En la antesala de una ruptura entre el PAN y el PRD con el PRI, los tres partidos políticos establecieron este miércoles las nuevas reglas para coadyuvar con la Seguridad Pública que reclaman los mexicanos, por lo que la dirigencia nacional del tricolor que encabeza Alejandro Moreno indirectamente anunció que avala la reforma legal que permitirá trasladar la Guardia Nacional a la estructura de la Secretaría de la Defensa Nacional.

Ante ello, el PAN y el PRD anunciaron la “suspensión temporal” de la coalición legislativa y electoral, hasta en tanto la dirigencia nacional del PRI no defina con claridad si habrá de honrar la plataforma electoral común de la coalición Va por México.

Por su parte, el PRI, en voz de Alejandro Moreno, rechazó que haya una ruptura con sus pares y consideró que la “suspensión temporal” es un espacio para fortalecer la estrategia en materia de Seguridad Pública y no la militarización del país como se pretende hacer creer a la opinión pública.

Lo anterior se deriva de la iniciativa de reforma constitucional que presentó la diputada priista Yolanda de la Torre, que prorroga hasta 2028 la militarización del país, propuesta que el senador y coordinador de la bancada del PRI, Miguel Ángel Osorio Chong rechazó, contraviniendo a Alejandro Moreno.

En una carta dirigida a la opinión pública, los panistas y perredistas
solicitaron al Revolucionario Institucional “revalore y honre la plataforma electoral común que firmaron en 2021 a la que se comprometió, así como el reciente compromiso suscrito de la moratoria constitucional que suscribieron en junio pasado.

Para los panistas y perredistas prorrogar la militarización del país hasta el 2028 es también “prorrogar la inconstitucionalidad de las leyes” que los partidos de la coalición votaron en contra.

“Es diferir que se enfrente y resuelva de fondo el problema de la creciente inseguridad, con una auténtica policía civil no militar, que sí salvaguarde la seguridad pública.

“Siempre hemos insistido en que, en materia de seguridad pública, la intervención militar debe ser por tiempo limitado y únicamente en los casos en que las policías civiles se vean superadas”.

El dirigente nacional priista refirió que se requiere de ese espacio para replantear, trabajar, proponer y construir la estrategia de seguridad que necesita el Estado mexicano.

Pero mientras eso sucede, dijo, “no podemos sacar a la única institución que coadyuva con ese trabajo”, refiriéndose a las Fuerzas Armadas y advirtió que de regresar a los cuartes a los militares y marinos “va a ser un día de fiesta para el crimen organizado para estallar el país”.

“Alito”, como se le conoce a Alejandro Moreno, negó que la decisión de apoyar la iniciativa de su compañera de curul sea para evitar el juicio político que promovió en su contra la gobernadora de Campeche Layda Sansores, quien lo ha acusado de corrupción, enriquecimiento ilícito y asociación delictuosa.

Resaltó que la Alianza no desaparece “porque estamos convencidos de que es el mejor camino para llegar a la victoria en el 2023 y en el 2024”.

El PAN y el PRD hicieron un responsable llamado a la dirigencia nacional del PRI y a sus legisladores para que, más allá de coyunturas políticas e incluso personales, asuman con total responsabilidad la difícil situación que se vive en el país y privilegien el interés superior de la Nación, “expresando con toda claridad su rotundo rechazo y votando en contra de que continúe la militarización del país”.

Les recordaron a los legisladores y dirigentes del PRI que la coalición legislativa Va por México tiene el mandato popular de millones de mexicanos y que no se debe poner en riesgo la posibilidad de una alternativa electoral rumbo al 2024, lo cual sería una enorme irresponsabilidad ante los ciudadanos y, más aún, ante las próximas generaciones.