Al ser cuestionado sobre la estrategia de su gobierno para fomentar la lectura entre los mexicanos, el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que actualmente se tiene que enfrentar a los medios electrónicos, que plantean dar información en tiempos muy reducidos, y que son competencia muy fuerte de clubes de lectura, por lo que él se considera anti-TikTok.

Aunque aclaró que no está en contra de la red social, manifestó su rechazo al modelo de comunicación que plantea pues cada día reduce el tiempo, a segundos, en el que la gente accede a la información o entretenimiento.

“Siguen funcionando los clubes de lectura, hay un programa que es muy importante, que se llama a ‘Fandango para la lectura’, ahí participa mi esposa Beatriz, es su contribución y otros escritores van a los estados, leen, se promueve mucho la lectura y hay que seguir.

“No es fácil porque se tiene que enfrentar a los medios electrónicos y también a una especie de moda de no querer complicarnos mucho la vida, de verlo todo por encima, es como el informarnos a la TikTok. O sea, yo soy un anti-TikTok, no es que esté en contra de esa manera de informar, pero yo no hablo de corrido”, señaló el jefe del Ejecutivo federal.

“Yo hablo despacio y a mí me gusta siempre contextualizar, pero lo que tiene más éxito es lo que tarda un segundo, pues sí es importante, como se decía antes de que bueno y breve doblemente bueno, pero en un segundo no se puede. Hay que enfrentar eso. El libro requiere tiempo pero también tiene cosas insustituibles, se disfruta un libro”, consideró.

El Fondo de Cultura Económica (FCE) ha cambiado parte de su esquema de negocios y lectura para promover el acercamiento de los mexicanos con autores de renombre. Tal es el caso de colecciones que van desde los 15 a 20 pesos.

“Hay que seguir acercando los libros como se está haciendo a la gente, libros a precios accesibles, como lo hace el Fondo de Cultura Económica que está editando muchísimos libros de 10, de 15 pesos, masivos, lo mismo se hizo el año pasado una colección. Fueron como un millón de libros que se distribuyeron en el país”, recordó.

Fuente: Forbes