En el Paquete Económico de 2023 están ausentes los tres criterios con los que fue presentado el jueves por el secretario de Hacienda, Rogelio Ramírez de la O, es decir, no es responsable, equilibrado ni realista y como consecuencia puede haber recortes al gasto y mayor endeudamiento, advirtió el Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP).

De acuerdo con el análisis expuesto por Alejandra Macías, directora del CIEP, los supuestos del Paquete Económico son difíciles de alcanzar, por ejemplo, el crecimiento proyectado de 3% para el próximo año es optimista, pero será complicado que la economía crezca por encima de su potencial.

Pues se tienen escenarios inciertos que pueden resultar en menores ingresos por la instabilidad global y una posible recesión en Estados Unidos.

Destacó el hecho de que la mayor inflación y las elevadas tasas de interés presionarán el costo financiero de la deuda del país y la sostenibilidad fiscal.

En el análisis del Paquete Económico 2023 que realizó el CIEP, se alertó que sin una reforma fiscal, es necesario revisar los compromisos de gasto, como las pensiones el costo financiero de la deuda y el gasto federalizado, estos representan 63% del total.

Tan solo el pago de pensiones y el costo financiero de la deuda representan 8.8% del PIB y la recaudación entera del ISR no alcanza para pagar esto.

De acuerdo con el documento del CIEP, para 2023 se están proyectando requerimientos financieros equivalentes al 4.1% del PIB, lo que quiere decir que habrá mayor endeudamiento.

“Aunque se proyecta que el indicador de la deuda se estabilice en 49% del PIB, tal estabilidad del
SHRFSP (el Saldo Histórico de los Requerimientos Financieros del Sector Público) está sostenida por supuestos de crecimiento económico no vinculados con las proyecciones de largo plazo referentes a la transición demográfica”, señaló el think tank.

Entonces se necesitarían dirigir políticas para aumentar la recaudación con el propósito de no
incurrir en más deuda dado el gasto creciente que experimentamos.

Pero, aun cuando dichas condiciones se cumplan, la deuda per cápita seguiría en aumento, pasará de 120,059 pesos en 2024 a 128,155 pesos en 2028.

Para Alejandra Macías una reforma fiscal sí debe estar en las propuestas en los candidatos presidenciables para 2024, pues de no hacerlo se sigue con el riesgo de déficit primario, que los compromisos de gasto sean más grandes y no haya los ingresos suficientes para cubrirlo.

Por eso el CIEP desdesa hace tiempo ha urgido en la necesidad de una reforma fiscal, la cual tendría que haber estado desde hace una década.

Fuente: Forbes