El presidente Andrés Manuel López Obrador cumplió con no hablar de la soberanía energética de México durante el desfile militar, en respuesta a las consultas establecidas por Estados Unidos y Canadá por la política energética del país; pero, ante las Fuerzas Armadas y la Guardia Nacional sí refrendó que “los mexicanos no aceptamos ninguna intervención extranjera”.

El mandatario federal argumentó que el país ha sido víctima de cinco de “esas grandes calamidades”: los intentos de reconquista de España, dos de Francia y dos más de Estados Unidos de América”.

Expuso que esas invasiones “nos han costado sangre martirio y territorio”; enseguida regresó a la guerra entre Rusia y Ucrania: No podemos dejar de preguntarnos cómo fue que los gobiernos integrantes de la Otan le niegan a Ucrania su ingreso a la organización en momentos cruciales, por un lado; mientras que por el otro le ofrecen armas y sanciones económicas y comerciales contra Rusia”.

Dijo que dichas medidas que únicamente han servido para agravar el conflicto, producir más sufrimiento de víctimas, de sus familiares y de refugiados para agravar el desabasto de alimentos y de energía y para impulsar la inflación mundial”.

El presidente señaló que dichos hechos perjudican a la mayoría de los pueblos del mundo; sin embargo, nunca es tarde para enmendar un error, máxime si se ha convertido en un atentado a los derechos humanos, sociales y económicos”.

En julio, el presidente López Obrador comprometió que en el desfile militar respondería a los gobiernos de Estados Unidos y Canadá por las consultas que solicitó contra la política energética de México, en el marco del Tratado comercial entre los países de América del Norte.

Un día después de la visita del secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, el mandatario mexicano dijo que ya no abordaría esta respuesta porque consideró que no se trata de un asunto de gobiernos sino, incluso, de politiquería y que las consultas tampoco son una cuestión técnica, sino política, aunque reconoció que las consultas de los vecinos del norte continúan.

Con información de Proceso