El presidente Andrés Manuel López Obrador confió en que hoy, la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) vote de manera unánime por el fin del bloqueo económico y comercial contra Cuba. “Sería una decisión de nivel, sublime, de dignidad y de altos valores”.

Interrogado en la mañanera de este jueves sobre la nueva resolución presentada por Cuba que exige poner fin a esa medida implementada de manera arbitraria y unilateral por el gobierno de Estados Unidos hace 60 años, y que se debatirá hoy en el marco del 77 periodo de sesiones de la asamblea, el mandatario mexicano criticó que se mantenga el bloqueo, pero señaló que su homólogo estadunidense, Joe Biden, ha dado muestras de que las cosas podrían cambiar.

“Es una infamia lo que se ha venido haciendo en contra de Cuba con el bloqueo de parte de Estados Unidos. Es una medida retrógrada, medieval, inhumana, porque no es posible que se aísle aún más a un país como Cuba o a cualquier otro país del mundo. Nadie tiene ese derecho a actuar como el gobierno mundial, nadie, los países somos independientes, somos libres, somos soberanos”.

El tabasqueño planteó además que esa medida es una “clara violación” a los derechos humanos, y si bien puede haber diferencias y problemas ideológicos, la gente no tiene que pagar las consecuencias de esto.

“¿Por qué tienen que padecer, sufrir quienes viven en un país que ha decidido mantener un sistema político de acuerdo a sus decisiones, de acuerdo a un proceso revolucionario? ¿Por qué afectar a su pueblo? Ojalá el día de hoy, que tengo entendido se va a votar, pues que sea unánime la votación a favor de que se termine el bloqueo en Cuba y espero que el gobierno de Estados Unidos actúe de manea consecuente”.

Y es que, agregó el jefe del Ejecutivo federal, siempre que se dan estas votaciones en el seno de la ONU para destrabar el bloqueo, aun cuando la mayoría de los Estados miembros vota en favor de levantarlo, “uno, dos o tres, y siempre Estados Unidos, (votan) en contra y ejerce veto y queda sin efecto la resolución, porque los miembros del Consejo de Seguridad de la ONU tienen indebidamente ese derecho de veto, cinco estados miembros del Consejo de Seguridad, los permanentes”.

López Obrador insistió en que se necesita eliminar esa medida –que de acuerdo a las autoridades cubanas ha provocado daños económicos equivalentes a 154 mil 217 millones de dólares—, y de suceder este jueves de manera unánime, “sería una fiesta mundial, sería decir gracias a la vida. Si de verdad, no por hipocresía, estamos a favor de los derechos humanos, y el principal de éstos es el derecho a la vida, no es posible que si hay diferencias políticas se haga un bloqueo para que no lleguen los alimentos, los apoyos”.

Insistió en los cuestionamientos: ¿Cómo se va a estar hablando de derechos humanos si no se actúa de manera consecuente? Yo la verdad quisiera que el sueño que tenemos se convierta en realidad el día de hoy, sería el primero en llamarle al presidente Biden, para que le transmitiera a los integrantes del Congreso de Estados Unidos, a los dirigentes de los dos partidos y sus representantes en la ONU, nuestro más profundo reconocimiento por una actitud de ese nivel, porque sería sublime, es una actitud de dignidad, de elevados valores, de demostrar que se tiene auténticamente deseos de un cambio, que ya no se va a continuar aplicando la misma política de siglos y que sólo con la justicia, como el respeto a las soberanías, con la amistad y la cooperación entre los pueblos se pueden vivir en un mundo mejor y hacer realidad la fraternidad universal”.

López Obrador señaló que Biden ha dado muestras de cambio, por lo que no descartó que haya una sorpresiva resolución en la asamblea general en el tema Cuba. Hasta “habría baile en el Zócalo”.

“No descarto el que haya un cambio en la política con relación a Cuba, como lo está habiendo poco a poco con Venezuela y el cambio tan importante que ha significado este encuentro de los presidentes de Colombia (Gustavo Petro) y de Venezuela (Nicolás Maduro), de pueblos, países vecinos, hermanos. Fue un gran paso y tenemos que ir a la integración de América Latina y el Caribe, pero también pensando en la integración con América del Norte, con Canadá y con Estados Unidos, la integración de América. Y eso depende de un cambio completo de política. Ya se avanzó con la integración económica, comercial de América del Norte, pero imagínense lo que significaría llegar a un acuerdo con toda América”.

El mandatario mexicano aseveró que con el triunfo de Luiz Inácio Lula de Silva en Brasil, hay inmejorables condiciones para alcanzar ese acuerdo de unidad e integración continental.

“Ahora sí nos gustaría que se convocara pronto a una nueva Cumbre de toda América y que, sin excluir a nadie, se hablara de estos temas. En cualquier lugar (podría celebrarse), pero sí hay condiciones, porque sí hay una actitud de parte de el gobierno de Estados Unidos distinta”.

Fuente: La Jornada