La audiencia intermedia de Emilio Lozoya, exdirector de Petróleos Mexicanos, por el caso Odebrecht fue diferida a petición de la defensa del exfuncionario.

La jueza Verónica Gutiérrez accedió a la petición de los abogados de Lozoya de posponer la audiencia por 10 días, en una fecha por definir.

La defensa de Lozoya argumentó que tiene pendientes por entregar dos peritajes y tener acceso a la videograbación de los interrogatorios a ejecutivos de Odebrecht. 

Las grabaciones a las que hace referencia la defensa son en las que, supuestamente, los ejecutivos de la constructora brasileña afirman haber entregado una serie de sobornos en contra del exdirector de Pemex.

La jueza Gutiérrez Fuentes consideró que, por parte del indiciado, se justificó el no contar todavía con todos los elementos de prueba, mientras que el Ministerio Público Federal, de la Fiscalía General de la República (FGR) no ha recibido el total de las evidencias de descargo.

Ante esto se ordenó aplazar la audiencia, como ocurrió el viernes con la del caso Agronitrogenados, con la indicación a las partes de que el Centro de Justicia Federal les hará llegar el citatorio con la nueva fecha.

En la audiencia, el abogado Alejandro Rojas Pruneda, representante de Lozoya Austin, explicó a la jueza que no se ha logrado elaborar y entregar un peritaje de contabilidad y otro de derecho extranjero; mientras que la FGR no ha entregado el material con las videograbaciones requeridas.

Agregó que, además, continúan los acercamientos tanto con Pemex, como con la FGR, para la presentación de acuerdo reparatorio en el caso Odebrecht.

La jueza Gutiérrez Fuentes solicitó, en este caso, que en el momento que se llegue al acuerdo para la reparación del daño, como de un criterio de oportunidad para Lozoya, se le notifique para establecer la audiencia respectiva para tratar ambos temas.

En el caso Odebrecht, la FGR solicitó una pena de 46 años de prisión en contra de Lozoya Austin, por su presunta participación en los delitos de asociación delictuosa, lavado de dinero y cohecho.

En este proceso, también está involucrada la madre del detenido, Gilda Margarita Austin y Solís, por quien el Ministerio Público Federal planteó una sanción de 21 años de prisión, por asociación delictuosa y lavado de dinero.

Fuente: excelsior