La organización Taxistas Unidos por México (TUM), que agremia a unos 14 mil transportistas, solicitó al Gobierno de la Ciudad de México la creación de un padrón de choferes para tener un mejor control sobre quiénes operan los vehículos y evitar casos como el de la joven Lidia Gabriela quien murió luego de arrojarse desde un carro de alquiler en Iztapalapa.

Representantes de TUM, en donde se aglutina organizaciones como Frente Popular Francisco Villa, Central Unitaria de Trabajadores, Taxistas Código Clave 2000, entre otras, también lanzaron un exhorto a los concesionarios de la Ciudad de México para que seleccionen cuidadosamente a los choferes que operan sus vehículos.

Dijeron que para integrarse a trabajar en alguna organización del TUM exigen requisitos mínimos como experiencia como taxistas, comprobante de no antecedentes penales, de domicilio e identificación oficial.  

En conferencia de prensa en el Zócalo capitalino, lamentaron que, aunque la Secretaría de Movilidad cuenta con el registro de los alrededor de 140 mil concesionarios, actualmente en la Ciudad de México no existe, ni siquiera, un padrón aproximado de quiénes son los choferes.

Reconocieron que la mayoría de los concesionarios elige a los choferes a quienes dan a trabajar sus taxis, por lo que una de las principales dificultades para identificar a cada operador es la gran movilidad laboral que existe en el gremio.

La Secretaría de Movilidad tiene el padrón pero de un reemplacamiento donde tiene al concesionado, al dueño, más no al operador o a los operadores que suben los dueños a las unidades, nosotros como TUM cuando un compañero va ingresar le pedimos copia de comprobante de domicilio, credencial de elector e igual algunos compañeros nos han llevado sus no antecedentes penales”, dijo Alejandro Guarneros, unos de los voceros.

Los integrantes del TUM también urgieron la creación de un programa con el cual se equipe de cámaras de videovigilancia y botones de pánico a los taxis de la Ciudad de México, como ocurrió en el servicio colectivo.

Anunciaron que el jueves 11 de noviembre realizarán manifestaciones para exigir medidas para garantizar la seguridad de las mujeres en los taxis. Primero realizarán una toma simbólica del Congreso de la Ciudad de México y luego marcharán hacia la sede del Gobierno de la Ciudad de México.

Piden combate a la extorsión

Los integrantes del TUM denunciaron que trabajadores de bases y sitios de taxis en toda la ciudad, pero en particular en la periferia en alcaldías como Álvaro Obregón, Iztapalapa, Tláhuac y Tlalpan, están siendo víctimas de extorsiones.

Dijeron que sujetos se han acercado a sus bases y sitios o se comunican vía telefónica para exigir “derecho de piso” a los taxistas.

Esa situación es muy sensible, básicamente se ha dado en toda la Ciudad de México, es más recurrente en algunos lugares de la periferia”, dijo Gustavo Ramírez, otro de los voceros.

Fuente: excelsior