Dos agentes de la Policía Estatal Preventiva y un reo que era trasladado a otro penal, resultaron heridos de bala durante “una agresión con armas de fuego” ocurrida este sábado a la atura de la localidad de Río Florido, municipio de Ocosingo, informó la Fiscalía General del Estado (FGE).

En un comunicado difundido la noche de este sábado, explicó que “de acuerdo con las investigaciones, en el tramo carretero Ocosingo-San Cristóbal, a la altura de Río Florido, presuntos miembros de una organización social agredieron con piedras, palos y armas de fuego a los policías que realizaban un traslado de reos del penal de Ocosingo al de San Cristóbal.

Aseguró que “la agresión se derivó de la negativa de los policías a pagar derecho de paso” a la altura de Río Florido, donde los campesinos realzaban un bloqueo-boteo”.

Manifestó que durante las acciones resultaron heridos de bala, Javier «N», de 46 años y Gilberto «N», de 44, ambos elementos de la Policía Estatal Preventiva y Miguel «N», uno de los reos que era trasladado al penal de esta ciudad, por lo que fueron llevados para su atención médica al Hospital de las Culturas, ubicado en San Cristóbal de Las Casas.

La Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSyPC), dijo por su parte que los hechos sucedieron a las 15 horas, aproximadamente, cuando custodios y elementos de la Policía Procesal del Sistema Penitenciario Estatal se encontraban realizando traslado de personas privadas de su libertad y “fueron interceptados y agredidos por un grupo de personas”.

Añadió que “los elementos aplicaron los protocolos correspondientes para salvaguardar la integridad de las personas privadas de su libertad que tenían bajo su custodia, así como la integridad del personal operativo, pudiendo repeler la agresión y proseguir su marcha al penal de San Cristóbal, siendo auxiliados además por diferentes corporaciones de seguridad.

Manifestó que “derivado de lo anterior, la SSyPC se encuentra realizando todos los procedimientos jurídicos correspondientes, así como las denuncias ante la autoridad competente, para que se determine lo conducente y ninguna conducta delictiva quede impune”.