Por Ricardo Burgos Orozco

Apenas hace unos días se suspendió el servicio en las estaciones de la Línea 3 que va de Universidad a Indios Verdes debido a problemas con el suministro eléctrico. A consecuencia de ello, se retrasó por más de una hora las corridas lo que obligó a miles de usuarios a tener que usar vías alternas.

Un profesor de uno de los gimnasios cercanos a la estación Zapata relató que se quedó varado en Etiopía; espero inútilmente durante más de media hora el avance de trenes y después tuvo que bajarse del vagón y caminar hacia su trabajo.

Apenas el jueves pasado volvió a suceder otra falla en la energía eléctrica, pero ahora fue en las estaciones de la Línea 7, que va de Barranca del Muerto a El Rosario. El Sistema de Transporte Colectivo no informó sobre ello ya que en esta ocasión no hubo retraso de trenes, pero los pasillos, escaleras y andenes estaban a oscuras.

Como sucedió en el caso de la Línea 3, aquí también hubo viajeros que usaron sus teléfonos celulares para alumbrar su camino, sobre todo en Mixcoac y Barranca del Muerto donde por la mañana se saturan de pasajeros. Me tocó antes de las 9 de la mañana tener que caminar en las tinieblas por las escaleras hacia los andenes de Mixcoac. Hasta el momento de escribirles esto no ha habido información alguna de parte de la directiva del Metro.

El lunes 7 de noviembre también hubo retrasos en el servicio y saturación en los andenes de la misma línea, pero igualmente no hubo información oficial al respecto. Según un reporte radiofónico, todo se debió al retiro de un tren por una falla mecánica en la estación Tacuba.

En octubre igualmente se paró la Línea 7 durante unos minutos ya que una persona arrojó un objeto metálico a las vías, sin embargo, las autoridades no señalaron en cuál de las estaciones se presentó esa incidencia, pero provocó molestias entre los usuarios.

Me han tocado ya dos ocasiones que se presenten fallas en la energía eléctrica de pasillos, andenes y escaleras en la Línea 7. Hace aproximadamente dos meses sucedió lo mismo; le pegunté a un vigilante y me confirmó la incidencia en todas las estaciones desde el Rosario hasta Barranca del Muerto. En ese caso, tampoco hubo que suspender el servicio de trenes.

En las últimas semanas ha habido algunas fallas de distinta índole en varias rutas del Metro, no sólo en las líneas 3 y 7. Muchas personas coinciden que es falta de mantenimiento; no sabemos hasta qué punto es la verdad, pero ahora que están suspendidas estaciones de la Línea 1 para renovación de equipos y hasta de trenes, valdría la pena darles también una revisada a las otras rutas, sobre todo en donde el tránsito de los vagones es elevado.

En vista de que estaban paradas las escaleras eléctricas en la Línea 7, tuve que bajar y luego subir cientos de escalones; lo mismo hicieron muchas personas más y así, a oscuras. Todos tuvimos que caminar con mucho cuidado.