El gobierno federal pretende destruir los avances del sistema democrático, regresar al pasado e instaurar una autoridad alineada a la Cuarta Transformación, señaló José Woldenberg.

Al señalar un supuesto autoritarismo, así como la destrucción de los 32 institutos locales de elecciones y los tribunales electorales de los estados, llamó a los integrantes de los poderes Judiciales y Legislativo, a nivel federal y en las entidades “a que defiendan lo edificado en materia democrática y no conduzcan a nuestro país a una etapa venturosamente superada: la del autoritarismo que se auxiliaba de autoridades electorales a modo”.

Como orador único, tras la marcha en la defensa del INE, el primer presidente del IFE, señaló que “México no puede volver a una institución electoral incapaz de garantizar la necesaria imparcialidad en todo el proceso electoral”.

Recordó que miles de personas salieron hoy a las calles del país para rechazar la reforma electoral, propuesta por el presidente Andrés Manuel López Obrador, la cual pretende transformar al INE en Instituto Nacional de Elecciones y Consultas (INEC), así como instaurar la elección mediante voto popular de los consejeros y magistrados.

Sobre la propuesta de cambios, Woldenberg dijo que “México no merece una reforma constitucional en materia electoral impulsada por una sola voluntad, por más relevante que sea. Hay importantes lecciones en el pasado: las reformas que fueron fruto de voluntades colectivas forjadas con los métodos probados y comprobados del diálogo y el acuerdo”.

Rechazó que se traslade a otras dependencias la administración del Padrón Electoral, porque “el INE ha cumplido con creces en la elaboración de un listado confiable, cuyas credenciales se han convertido de facto en cédulas de identidad ciudadana”.

De aprobarse un cambio sin consenso, el expresidente del IFE vaticinó que el país podría vivir “conflictos evitables, innecesarios, interminables y costosos si las normas electorales no son producto del consenso de las principales fuerzas políticas del país”.

Las condiciones mínimas, dijo, para recrear elecciones libres son un “padrón confiable, equidad en las condiciones de la competencia, imparcialidad de los funcionarios profesionales, conteo pulcro de los votos, resultados preliminares en la noche y por supuesto que ganadores y perdedores sean definidos por el voto de los ciudadanos y solo por ellos”.