Ricardo Anaya dijo que él mismo perdió una elección organizada por el Instituto Nacional Electoral (INE) pero aceptó el resultado y ahora mismo defiende al instituto político que el presidente Andrés Manuel López Obrador quiere desaparecer como hizo con el Seguro Popular.

En su video de los lunes, Ricardo Anaya hace eco de las manifestaciones que hubo en todo el país “a favor del INE y de la democracia”. Asegura que “podrá a veces no gustarnos el resultado de una elección, pero no hay duda de que lo mejor es dejar que sea la gente, con su voto, la que tenga la última palabra”.

“Yo mismo perdí una elección organizada por el INE, acepté el resultado y hoy defiendo al INE que con una bola de mentiras quieren quitar, igual que quitaron con mentiras el Seguro Popular, las guarderías y los tratamientos para los niños con cáncer”, alertó en su video semanal.

El panista pidió no olvidar que es el que hace a los ciudadanos iguales, sin importar la condición social, además de que es una herramienta muy poderosa con que la gente puede elegir al gobierno que hará bien las cosas.

“Porque no importa si eres jornalero o empresario, podrás ser el más rico, pobre, joven, adulto. Cada voto vale igual y por eso el voto nos hace iguales a todos. Y el voto es además una herramienta muy poderosa. Te da el poder para poner en el gobierno a los que tú crees que van a hacer bien las cosas, y para quitar a los que lo están haciendo mal”, aseguró.

Anaya advirtió que ahora López Obrador y Morena usan una mentira como argumento para intentar desaparecer al INE y no es otra que decir que el organismo político es muy costoso.

“La nueva mentira que están usando para desaparecer al INE es que el INE es muy caro. Nomás que con el dinero que están tirando en Dos Bocas alcanzaría para mantener al INE 25 años. Solo las pérdidas de un año de Pemex y la CFE equivalen a 23 años de operación del INE”, explicó.

Anaya agregó que el principal gasto del INE es lo que cuesta que casi 95 millones de personas tenga una credencial para votar con fotografía que no se puede falsificar, por lo bien hecha que está y por todas las medidas de seguridad que tiene.

Anaya advirtió que ahora el gobierno quiere tener el control de la credencial para votar y del padrón electoral lo cual es un gran riesgo porque eso mismo fue lo que ayudó en los fraudes electorales en el pasado.

“Es sumamente peligroso, porque fue lo que permitió los fraudes en el pasado, como ejemplo la elección de Chihuahua en 1986, aquella que motivó manifestaciones ciudadanas como las de ahora y la huelga de hambre del connotado panista Luis H. Álvarez”, detalló.

“En aquel entonces era Secretario de Gobernación, esto es 1986, por cierto amiguísimo de López Obrador, Manuel Bartlett, mandó llamar a los intelectuales y periodistas para decirles que estaban mintiendo. O sea, en pocas palabras les dijo: o me presentan las pruebas o se callan. Y en su soberbia les dijo: es más, llévense si quieren todas esas cajas, ahí están todas las actas, casilla por casilla, revísenlas, y verán que no hubo fraude, como muchos aún recuerdan, el recuento demostró que sí hubo fraude”, aseguró.

Anaya reiteró que el gobierno no puede tener control sobre el padrón electoral y cuestionó que si Morena y López Obrador están tan seguros de su popularidad entre la gente por su buen gobierno para qué buscan tener control del árbitro electoral.

“Los datos están a la vista: con un árbitro autónomo, independiente, ganó el PAN en el 2000, el PRI en 2012 y Morena en 2018, por eso lo mejor es dejar que la gente, con su voto, sea la que tenga la última palabra. Y por eso hay que defender al INE”, expresó.

Fuente: Forbes