acopio zocaloPor primera vez desde su creación, la Feria Internacional del Libro (FIL) de la Ciudad de México será reprogramada porque la Plaza de la Constitución, donde tradicionalmente se lleva a cabo, está convertida en el mayor centro de acopio del país para ayudar a los damnificados de los huracanes Ingrid y Manuel .

La XIII edición de la Feria se realizaría del 11 al 20 del mes en curso, sin embargo, la secretaria de Cultura capitalina, Lucía García Noriega, anunció que se seguirá dando prioridad al centro de acopio instalado en la plancha del Zócalo desde el pasado 19 de septiembre.

“El centro de acopio que se halla en el Centro requiere de una movilidad tremenda, de grandes tráileres que entran y salen todos los días”, por lo que se debe ceder el espacio, explicó.

García Noriega dijo que la decisión de suspender el encuentro se dio por decisión del secretario de Gobierno capitalino, Héctor Serrano Cortés, y propuso que se establezca un diálogo con los 200 editores participantes y 208 autores, que estarían presentes en el encuentro literario, para saber qué se debe hacer.

“Yo propongo cambiar la fecha, propongo esperar alrededor del 21 de noviembre”, dijo, e insistió en que lo más apremiante es que los damnificados puedan recibir ayuda lo más pronto posible.

Además, refirió que no se trata de una cancelación sino de una reprogramación, ya que la sede no se puede cambiar, porque “la ley dice que (la FIL) es del Zócalo”.

La noticia no fue del agrado de la directora de la Feria del Libro, Paloma Sáiz Tejero, quien lamentó la decisión ya que una feria como la de la Ciudad de México no se prepara de un día para otro.

“Me parece gravísimo suspender un encuentro editorial de estas dimensiones”, señaló en tono molesto la esposa del escritor Paco Ignacio Taibo II, quien advirtió que se tendrá que modificar todo.

El gobierno federal y el del DF, que encabeza Miguel Ángel Mancera, acordaron instalar el centro de acopio en la plancha del Zócalo capitalino el pasado 19 de septiembre, después de que había estado cercado por elementos del Ejército desde el lunes 16 de septiembre.

Durante casi un mes, desde el 19 de agosto, la Plaza de la Constitución estuvo ocupada por miles de maestros de la CNTE que exigen la derogación de la reforma educativa y fueron desalojados por la Policía Federal el viernes 13 de septiembre con la finalidad de dejar el lugar libre para las celebraciones del Grito de Independencia el 15 de septiembre y el desfile militar el lunes 16.

Desde entonces, no se ha podido llevar a cabo evento alguno o movilización en la Plaza de la Constitución.

El domingo 22 la marcha convocada por el excandidato presidencial Andrés Manuel López Obrador, en rechazo a la reforma energética planteada por el gobierno federal, no llegó al Zócalo, sino hasta la Glorieta de Colón, ubicada en el Paseo de la Reforma.

La marcha conmemorativa del 2 de octubre tampoco pudo desembocar en la Plaza de la Constitución y sólo pudo llegar al Ángel de la Independencia.