despues de lluviasLa ausencia de tierra es uno de los problemas que enfrenta actualmente el Gobierno para poder reubicar a los que han sido afectados por los ciclones Ingrid y Manuel, aseveró la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU).

Tras los innumerables incidentes provocados por los fenómenos naturales, las autoridades federales decidieron reinstalar el Plan Nacional de Vivienda, propuesto por la administración del presidente Enrique Peña Nieto, con el objetivo de apoyar a los damnificados.

El Consejo se integrará por dependencias federales, gobiernos municipales y estatales, sector privado, institutos de vivienda y especialistas en la materia, y desarrollo urbano.

El secretario de Desarrollo Urbano, Alejandro Nieto aseveró que una de las medidas que propone llevar a cabo el Consejo, es la firma de desarrollo urbano con distintos municipios afectados.

Jorge Carlos Ramírez Marín, quien encabezará el nombrado Consejo Nacional de Vivienda, informó que esperan construir la mayor cantidad de viviendas posibles a lo largo del año, teniendo como meta un total de diez mil 300 unidades, afirmando que ya se cuenta con el presupuesto para conseguirlo.

“La falta de tierra es el problema más grave que tenemos en este momento, porque hacer otra vez estas casas en el mismo sitio sin duda representa una terquedad que conduciría a una tragedia otra vez”, fueron las primeras palabras de este nuevo Consejo.

Se reporta que las desarrolladoras de vivienda Homex, Geo y Urbi poseen una situación financiera complicada en consecuencia de la caída de sus utilidades.

“Son muy pocos los que tienen hoy reservas disponibles, es parte de lo que se ha dejado de hacer dentro de la política territorial del país, pero se está trabajando a la mejor velocidad posible, muchas de estas serán reubicadas en conjunto, cuando hoy están dispersas”, aseveraron en el Consejo.