Patricia LaurenzoLa catedrática de la Universidad de Málaga, España, Patricia Laurenzo, dijo que Europa está siendo afectada por una ola de conservadurismo que llevará al retroceso político en los derechos de los ciudadanos, como los reproductivos que han permitido la despenalización del aborto.

En entrevista, consideró que la contra reforma anunciada por el gobierno español en esa materia, es una reacción adversa de lo ya inevitable, porque “si bien buscará limitar las causales por las que será legal la interrupción del embarazo, la sociedad no dejará de hacerlo en condiciones clandestinas o en otros países”.

“Si se cierra el círculo y se prohibe el aborto de una manera muy intensa, automáticamente se va a condenar a la mujer a que vaya a situaciones de mucho más riesgo y podría aumentar la mortalidad, va aumentar el riesgo derivado de un aborto, la clandestinidad siempre lleva a que aumente el riesgo para la salud y para la vida de las mujeres porque nadie lo controla”, destacó.

En el marco del III Congreso Latinoamericano Jurídico Sobre Derechos Reproductivos que alza en este municipio, Patricia Laurenzo agregó que las mujeres de las capas sociales más bajas serán quienes se verán afectadas en mayor medida por una acción de esta naturaleza.

Expresó que por el momento no se ve que la sociedad española vaya a luchar por mantener la ley como actualmente se encuentra en lo que respecta a derechos reproductivos, porque la actual crisis económica ha dejado “una sociedad anestesiada”.

La académica española, comentó que la gente está más interesada por tener un empleo, en que no bajen las pensiones de los jubilados y en tratar de conservar lo más que se pueda el nivel que habían alcanzado que en estas reformas de índole social que en esta coyuntura se pueden filtrar.

Explicó que España desde 1985 España cuenta con una ley que permite la interrupción del embarazo por plazos. Hasta las 14 semanas de gestación se puede abortar sin dar explicaciones, y ya después de ese tiempo la mujer debe argumentar el por qué desea interrumpir la gestación.

Señaló que el gobierno de su país argumenta que la Ley de 1985 es inconstitucional y lo que se busca es volver a como estaba antes, aumentando quizá las restricciones, sin aceptar tal vez, la causal de malformaciones en el feto.

De acuerdo a información publicada en el portal electrónico del Ministerio de Salud de España, en el año 2011 se registraron más de 118 mil interrupciones voluntarias del embarazo (IVE).