Varias personalidades entre secretarios y trabajadores de la dirigencia estatal de Morena en Puebla e incluso su delegado Mario Bracamonte González sacaron a la luz un aparente robo de por lo menos 30 millones de pesos realizado por la secretaria de Finanzas, María Isabel Lugo Chávez.

Se valió de artimañas como el pago de “aviadores”, desvío de recursos, reducción y retención injustificada de sueldos, impago de obligaciones del partido y la no rendición de cuentas ante el INE entre otras.

Los denunciantes aseguran a medios locales que al tratar de calcular el desfalco, tan solo con el monto de financiamiento injustificado en lo que va del año alcanza los 30 millones de pesos.

No obstante, consideran que el monto será mucho mayor si se hacen auditorías a los informes financieros del año pasado, ya que sospechan que los desvíos, pagos injustificados y adquisición de bienes inexistentes datan desde hace varios meses.

Por estos hechos los miembros del Comité Ejecutivo Estatal (CEE), liderados por Bracamonte González, interpusieron desde abril múltiples quejas ante la Comisión Nacional de Honestidad y Justicia (CNHJ), sin embargo, apenas actuó.

La última queja recibida fue el 18 de junio y, de forma repentina, el órgano partidista ordenó de inmediato separar del cargo a Lugo Chávez, tras de que ninguna de las denuncias previas había tenido consecuencias.

La resección del cargo fue dictada como medida cautelar mientras se llevan a cabo las investigaciones y se aclaran los hechos concentrados en el expediente CNHJ-PUE-285-2020.

El presunto saqueo en Puebla no es el único investigado por Morena a nivel nacional, ya que se investiga a la exdirigente nacional Yeidckol Polevnsky Gurwitz.

Fuente: El Censor