Entre mayo y junio de 2020 el porcentaje de la población que vive en pobreza laboral se redujo, al pasar de 54.9 por ciento a 48.1 (unos 23 millones de personas), reporta el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval). Agrega que la cifra de gente ocupada en ese periodo aumentó 4.7 millones, al pasar de 43.6 millones a 48.3 millones.

En un reporte sobre la pobreza laboral, es decir, las personas que no pueden adquirir la canasta alimentaria con el ingreso de su trabajo, realizado a partir de la encuesta telefónica de ocupación y empleo de junio, menciona que aumentó el ingreso real per cápita de 10.4 por ciento, al pasar de mil 422 pesos en mayo, a mil 570 pesos en junio, 53.81 pesos más en promedio.

En su informe, el Coneval indica que la pandemia de Covid-19 ocasionó una disminución en el número de gente ocupada, así como en el ingreso laboral. Precisa que se observa una recuperación en el mercado laboral durante junio y detalló que el crecimiento de 4.7 millones de gente ocupada se dio principalmente en trabajos informales, donde el incremento fue de 13.4 por ciento, pues pasó de 22.6 a 25.6 millones, en tanto que en el empleo formal fue de 8.2 por ciento, de 21 millones a 22.7.

El crecimiento en el empleo informal ha dejado a 3 millones de las personas ocupadas sin acceso a servicios de salud, apunta, con lo cual más de la mitad de la población en ese rubro no cuenta con acceso a servicio médico como prestación laboral y en caso de no recibir atención en una dependencia pública tendrían que hacer uso de sus ingresos o ahorros para cubrir los gastos en caso de alguna enfermedad.

Agrega que esta información muestra la importancia de enfocar acciones destinadas a este grupo poblacional para mitigar choques exógenos a sus ingresos, asociados con situaciones de salud como consecuencia de la pandemia.

En cuanto al tamaño de la unidad económica, entre mayo y junio aumentó el número de personas ocupadas en establecimientos pequeños en 1.3 millones, mientras en grandes fueron 600 mil.

El Coneval agrega que el incremento mensual en el número de personas ocupadas, en trabajadores subordinados y remunerados, creció 2.7 millones, y en los que se desempeñan por su cuenta suman 1.6 millones. En los rubros de servicios y comercio se dio el mayor aumento a la ocupación.

Entre abril y mayo el empleo de jóvenes (de 15 a 29 años) creció en un millón de personas, mientras el correspondiente a adultos bajó en la misma cantidad; de mayo a junio los jóvenes ocupados aumentaron 1.2 millones y los adultos 2.9 millones.

Indica también que la ocupación de las mujeres se ha visto más afectada por la crisis sanitaria, lo cual podría profundizar la brecha existente con los hombres en el mercado laboral, especialmente para quienes participan en el sector informal, como es el caso de las trabajadoras domésticas.

Fuente: La Jornada