En julio el Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE), el cual observa el comportamiento de la economía mexicana a corto plazo, logró su mejor avance tras la reactivación económica del país al crecer 5.7 por ciento real respecto al mes anterior inmediato, informó este viernes el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Pese a los resultados positivos en el segundo mes de la “nueva normalidad”, el indicador observó una caída de 9.8 por ciento en términos reales en comparación con el mismo periodo del año pasado.

A pesar del resultado negativo registrado en julio, la actividad económica logró superar los resultados más bajos que se han registrado desde que se realiza la medición y los cuales explicaron por el confinamiento para evitar contagios de coronavirus, pues de enero a mayo se contrajo 20.9 por ciento, mientras que en junio logró recuperarse parcialmente 8.8 por ciento.

El sector que mostró los mejores resultados en el séptimo mes fueron las actividades primarias, es decir, la agricultura, la ganadería, pesca, la silvicultura, entre otras, pues estas crecieron 13.9 por ciento respecto a junio, mientras que en su comparación anual avanzó 10.9 por ciento.

Julio Santaella, presidente del Inegi, destacó que la tendencia ascendente de las actividades primarias no se interrumpieron durante la emergencia sanitaria por la pandemia de Covid-19.

La actividad industrial, que registró la mayor afectación por el confinamiento al desplomarse 25.9 por ciento en abril, continuó su recuperación parcial en julio pues avanzó 6.9 por ciento mensual. No obstante, se contrajo 11.6 por ciento real respecto al mismo periodo del año pasado. Dicho resultado fue el más bajo de los tres componente del IGAE.

En tanto, las actividades terciarias, es decir, servicios y comercio, repuntaron 4.6 por ciento en julio respecto al mes anterior inmediato, aunque a tasa anual aún observaron un descenso de 10 puntos porcentuales.

Fuente: la jornada