Por tercer mes consecutivo, el saldo de la balanza comercial registró un superávit sin precedente, según los registros del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). En agosto rebasó los registros de junio y julio de 2020 al sumar 6 mil 115.7 millones de dólares, el mayor del que hay registro desde 1991.

El dato se enmarca en una caída del comercio exterior por efecto de la pandemia de Covid-19. Si bien el total de los flujos de mercancías entre México y otros mercados se encuentra en niveles similares a los de marzo pasado, en suma cayeron 14.84 por ciento, respecto a agosto de 2019.

Por el lado de las exportaciones, éstas sumaron 36 mil 979 millones de dólares durante agosto, 7.7 menos que en el periodo comparable de 2019. La mayoría de los rubros se redujeron respecto al año pasado. Las ventas de manufactura automotriz lo hicieron en 11.9 por ciento, las de otras manufacturas en 6.1 por ciento.

Las exportaciones petroleras cayeron 11.4 por ciento, incluso las agropecuarias restaron 5 por ciento respecto al año pasado. La excepción fueron las extractivas de todas las materias primas, salvo el petróleo, que aumentaron 41.7 por ciento respecto a agosto de 2019.

En cuanto a las importaciones, éstas cayeron 22.2 por ciento durante agosto. En suma se compraron bienes del exterior por un monto de 30 mil 863.3 millones de dólares. Todo rubro fue impactado.

Las importaciones petroleras se redujeron 38 por ciento frente a agosto de 2019, las no petroleras lo hicieron en 20.5 por ciento. Los bienes de consumo se redujeron en 34.5 por ciento, los intermedios en 20.4 por ciento y los de capital en 19.8 por ciento.

En suma, la caída acumulada en el comercio exterior durante los primero ocho meses de 2020 han implicado una reducción de 16.6 por ciento en las ventas de México al extranjero y más pronunciado el desplome de 20.7 por ciento en las importaciones, exhibió Inegi. 

Fuente: la jornada