El próximo 8 de octubre entrará en vigor la nueva norma que establece que todas las estaciones de servicio de despacho de gasolina y diésel del país deberán contar con dispensadores nuevos o actualizados que cumplan con las características y especificaciones indicadas, informó la Secretaría de Economía (SE).

En un comunicado la dependencia señaló que esta norma contempla instrumentos y sistemas de medición que evitará que los consumidores y las empresas sean víctimas de robo de combustible por parte de algunas estaciones de servicio.

“Los consumidores y las empresas tendrán mayor protección y certeza de que el volumen de combustible que reciban sea completo y acorde con lo que hayan pagado. El cumplimiento de la norma ayudará a eliminar prácticas ilegales y a combatir el robo de combustible o huachicol”, dijo la SE.

Asimismo, enfatizó en que la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) tendrá mayores herramientas que servirán para evitar el robo a los consumidores y a hacerse de evidencias que fortalezcan sus acciones penales.

La nueva norma, detalló la dependencia, también servirá para detectar áreas vinculadas al robo de combustibles, con lo que coadyuvará con otras autoridades a cerrar vías a grupos delincuenciales relacionados con la venta de combustibles robados.

Fuente: la jornada