Tras el cierre del Penal de Puente Grande, Jalisco el titular de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC), Alfonso Durazo dijo que algunas de las celdas no tienen ni aldabas y que desde que se construyó no se la ha metido un quinto.

Comentó que si bien es cierto que el diseño arquitectónico permite administrar con cierta dignidad el penal, su deterioro ubica a los internos en condiciones que no respetan sus derechos humanos.

“Riesgos altísimos de fugas, no se cómo no se dieron porque cuando uno ve lo deplorable que se encuentra el penal, llegas a la conclusión que pudo haber sucedido cualquier cosa, fíjense ustedes tengo otra partida, el gobierno tiene 12 mil lugares disponibles en penales de mediana y alta seguridad construidos en el sexenio de Calderón que están desocupados”.

“Y que algunos de ellos desocupados al 100% pagamos el 100% mensual de su costo como si estuviesen ocupados al 100%, entonces mandamos a los reos a estos penales y los dispersamos sobre distintas valoraciones en otros lugares de la República, en algunos casos es sacarlos de su zona de confort”.

Durante el Seminario sobre Violencia y Paz del Colmex, ¿Cómo anda la seguridad?, el funcionario puso como ejemplo a los reos pertenecientes al Cártel Jalisco Nueva Generación sobre como andar en el penal de Puente Grande es tener todas las condiciones para conservar el autogobierno.

Fuente: 24 horas