En un domicilio de la alcaldía Azcapotzalco, un policía de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) de la Ciudad de México, puso en acción sus conocimientos de primeros auxilios para salvar la vida de un bebé que al parecer no podía respirar por probable asfixia por atragantamiento.

A través de la frecuencia de radio, los oficiales fueron informados de una emergencia de un menor de edad inconsciente, en la colonia , por lo que se aproximaron al lugar.

Al arribar se entrevistaron con una mujer de 24 años de edad, quien les refirió que su hijo de apenas dos semanas de nacido no reaccionaba y al parecer no podía respirar.

De inmediato, ante la escena, uno de los oficiales cargó al bebé, lo acomodó en su antebrazo izquierdo boca abajo y con sus dedos en los pulmones del menor, comenzó la técnica para que desechara el producto que pudiera obstruir sus vías respiratorias. Después de unos segundos el bebé arrojó mucosidad de la nariz y boca, lo que provocó el llanto y la entrada de aire a sus pequeños pulmones.

Padres agradecen por la ayuda del policía de la SSC

En ese momento, el oficial estabilizó al bebé y lo entregó a sus padres, quienes agradecieron la oportuna intervención del policía de la SSC.

Paramédicos llegaron al domicilio y atendieron al menor, a quien diagnosticaron revisión de signos vitales por atragantamiento, por lo que fue trasladado a un hospital pediátrico para su atención clínica.

Los policías de la Secretaría de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México, cuentan con la capacitación necesaria para atender emergencias como primer contacto con la ciudadanía y brindar apoyo a todos los sectores de la sociedad en situaciones que pongan en riesgo su integridad física o patrimonial.

Fuente: 24 horas