La Secretaría de Desarrollo Económico (Sedeco) informó que la Central de Abasto de la Ciudad de México (CEDA) estará fortaleciendo sus medidas sanitarias con la finalidad de evitar contagios y generar un ambiente seguro tanto para los trabajadores como para los compradores del lugar, ubicado en la alcaldía Iztapalapa. 

Destacaron que las medidas en las que se fortalecerán durante este llamado de emergencia, se encuentran la instalación de consultorios médicos para la aplicación de pruebas tanto de antígeno como PCR, siendo que hasta el 21 de diciembre han proporcionado 43 mil consultas médicas, así como la toma de 16 mil pruebas 751 pruebas PCR y de antígeno.

“Con la declaratoria del semáforo rojo en la Ciudad de México, la Central de Abasto redobló los esfuerzos que se vienen aplicando desde abril de este año, para garantizar completamente la oferta de alimentos para la población”, explicaron.  

También detallaron que se han instalado filtros en los principales accesos de la Central de Abasto, tanto vehiculares como peatonales, para que ingresen como máximo dos personas por vehículo, al mismo tiempo que se les solicita el uso de cubrebocas con la participación de elementos de la Secretaría de Seguridad Ciudadana.

De forma paralela, dijeron que esto ha sido posible trabajando en colaboración con la Cruz Roja y la Jurisdicción Sanitara de la alcaldía Iztapalapa, por lo que se encuentran operando de manera permanente.

El titular de la Sedeco, Fadlala Akabani Hneide, mencionó que los propios comerciantes apoyados de trabajadores de la Central de Abastos,  se están capacitando para obtener certificados que los acredita como establecimientos preparados para la prevención de contagios por covid-19.

“La participación entre los propios comerciantes y la colaboración interinstitucional con la Secretaria de Salud (Sedesa) y la propia alcaldía ha sido ejemplar, la Central dejó de ser un foco de contagio como lo fue a inicios de la pandemia, para convertirse en un modelo exitoso de contención de contagios, las personas pueden estar seguras de venir a surtir sus hogares y negocios” comentó.   

Por su parte Marcela Villegas, coordinadora General del Fideicomiso de la Central de Abasto (Ficeda) refirió que se sigue trabajando en el reforzamiento de las medidas sanitarias al interior del mercado mayorista más grande de Latinoamérica.

“Al mismo tiempo se está generando un sistema de entregas a domicilio con la plataforma ITACATE, que no ha dejado de surtir alimentos a sectores vulnerables durante la pandemia”, explicó.

Fuente: Milenio