El exgobernador Mario Marín se reservó el derecho de brindar su declaración en su primera diligencia en el Juzgado Segundo de Distrito, ubicado en esta ciudad.

Luego de escuchar la lectura de los 20 tomos del caso de la causa penal 26/ 2018, por tortura en contra de la periodista Lidia Cacho, el ‘góber precioso’ se reservó el derecho de hacer alguna declaración.

Aracely Andrade Tolama, abogada de Lydia Cacho, dijo poco antes de la diligencia que se pediría la pena máxima de 12 años para el exgobernador por el delito de tortura. Otros implicados en el caso fueron sentenciados a seis años de prisión.

“A los que se tienen sentenciados en este caso, cumplen una pena de seis años, pero buscamos la pena de 12 años, que es lo que marca la ley”, recalcó Andrade Tolama.

Alrededor de las 14:30 horas, un convoy de camionetas de la Policía Estatal trasladó al ‘góber precioso’ de la cárcel municipal de Cancún a las instalaciones de los juzgados.

El miércoles, agentes de la Fiscalía General de la República detuvieron al exgobernador de Puebla, en el Aeropuerto Internacional de Acapulco.

En diciembre de 2020, se liberó nuevamente una orden de aprehensión en contra de Marín por el delito de tortura cometido en agravio de Lydia Cacho (en diciembre 2005) tras la publicación del libro Los Demonios del Edén.

Una orden girada en abril de 2019 había sido cancelada en noviembre de ese año luego de que el Tercer Tribunal Colegiado de Circuito en Cancún, Quintana Roo, confirmara un amparo otorgado por el Segundo Tribunal Unitario.

Fuente: El Financiero