A pesar de que las mujeres y los jóvenes constituyen uno de los sectores históricamente relegados, hoy tienen el poder no sólo para cambiar el sentido de una elección, sino el rumbo político del país, aseguró la Consejera del Instituto Nacional Electoral (INE), Dania Ravel Cuevas.

Durante la segunda edición del ciclo de mesas #INEIncluyente donde se abordó el tema “El uso de las redes sociales por parte de las juventudes y las mujeres candidatas en procesos electorales. ¿Herramientas o espacios de ataque?”, recordó el peso numérico que ambos grupos tienen hoy en el Padrón Electoral con que se celebrará la jornada del próximo 6 de junio.

La Consejera evidenció que 1 de cada 3 votantes son jóvenes, por lo que es necesario revisar sus expectativas en cuanto a la política y la participación ciudadana, ya que es donde se tienen registrados los menores niveles de participación, aunque presentan mayor interés en nuevas formas de organización en donde las redes sociales juegan un papel fundamental.

“Aunque las cifras parecieran reflejar cierto desinterés juvenil hacia la política debemos recordar que ésta no sólo se limita al ejercicio de voto o asumir cargos públicos, también es posible advertir que las y los jóvenes han encontrado en las redes sociales una forma de participar que, incluso, constituye una vía para comunicarse directamente con sus gobernantes y exigirles rendición de cuentas, así como presentar sus demandas para que sean atendidas”, expresó. 

No obstante, refirió que internet y las redes sociales se han constituido en espacios que pueden potenciar los derechos sin olvidar que su impacto trasciende a la vida cotidiana y puede tener un impacto negativo con la difusión de noticias falsas o expresiones de violencia en contra de las mujeres por razón de género.

La presencia de bots, señaló, es otro de los riesgos ya que no sólo modifican las tendencias orgánicas para desviar la atención o posicionar temas, sino que también pueden generar acoso colectivo hacia una persona o esconderse en el anonimato para ejercer violencia política contras las mujeres.

Ravel expresó que si bien el INE ha hecho una serie de esfuerzos para combatir la información falsa, esto resulta insuficiente si no se cuenta con el apoyo de los ciudadanos para revisar la información y no replicar contenidos tendenciosos que sólo buscan enrarecer el terreno político.

Aumenta violencia política en razón de género a través de las nuevas tecnologías

Lulú V. Barrera, Directora de la Colectiva Feminista Luchadoras, destacó que en la actualidad la violencia política de género se comete cada vez más a través de las nuevas tecnologías, por lo es fundamental que se atienda, sobre todo cuando se anticipa un papel predominante de las redes sociales durante las campañas que se habrán de desarrollar en un contexto de restricciones sanitarias.

En este sentido, habló de las lecciones aprendidas durante el Proceso Electoral de 2018 en donde corroboró que el ejercicio de los derechos políticos de las mujeres candidatas se vio gravemente mermado por estas acciones de violencia digital.

Barrera señaló que derivado de un estudio que realizó Luchadoras se pudo identificar que se tuvieron al menos 85 agresiones contra 62 candidatas en 24 estados, aunque reconoció que existe un subregistro importante que no pudo ser identificado por la organización. 

Ante este panorama consideró fundamental que se desarrollen acciones de contención y prevención que ayuden a mitigar las estrategias que se utilizan en contra de las mujeres, desprestigiarlas a través de expresiones discriminatorias, además de que se les amenaza.

También aprovechó la oportunidad para dar una serie de recomendaciones a los Organismos Públicos Locales Electorales para que puedan reaccionar de forma oportuna ante la violencia digital, luego de que se identificó que las mujeres agredidas eran principalmente quienes disputaban puestos locales.

“Es muy importante reaccionar, atender a tiempo una queja que se haga sobre violencia política, hay mucho que hacer para fortalecer ahí, porque estas candidatas son las que tienen menos recursos, conexiones y redes de apoyo para poder defenderse ante un contexto de agresión digital”, dijo.

Resulta fundamental, agrego, que además de investigar las agresiones, se emitan medidas rápidas y efectivas que eviten la viralización de los mensajes en contra de las mujeres, pero sobre todo que se dicten medidas de remoción o disculpa que tengan el mismo impacto que puede tener la viralidad de una campaña de desprestigio.

Lulú V. Barrera mencionó la importancia de no compartir y romper la cadena de socialización como una medida efectiva para evitar que se magnifique la violencia digital, a la par de condenarla y reportar los contenidos en las plataformas.

“Lo virtual es real y tener un uso consciente y responsable de nuestras redes sociales respecto a la información que compartimos es muy importante para prevenir cadenas de desinformación y actos de violencia contra mujeres que quieren incursionar en el espacio electoral”, concluyó.