Luego que el sistema de altavoces para la alerta sísmica de la Ciudad de México presentó dos fallas —una por error humano y la otra en el sistema tecnológico antiguo— , la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, dijo que este año se hará una inversión de 126 millones de pesos para que los altavoces tengan tecnología digital y se puedan reducir errores en los altavoces. 
 
En conferencia de prensa, explicó que para el proceso de migración de tecnología analógica a digital o IP se realizará una licitación y que el proyecto deberá estar concluido a finales de este año. 
 
Sheinbaum añadió que el siguiente 11 de abril se realizará una prueba de altavoces con un sonido diferente al de la alerta sísmica, esto ayudará a identificar si hay sonido bajo o no funcionaron por lo que la ciudadanía podrá reportar las fallas al 911.
 
“Estoy dando una ampliación presupuestal para que este año quede completamente el sistema de altavoces con sistema IP, (126 millones) es exclusiva para el tema de los altavoces se tiene que hacer una licitación para que el sistema quede en IP y nos pueda permitir reducir al máximo cualquier error que se presente en los altavoces”. 

Altavoces de alerta sísmica fallan dos veces en 12 horas

Respecto a las fallas del sistema altavoces para la alerta sísmica,  el coordinador del C5 dijo que el viernes 19 de marzo la configuración de uno de los servidores de la solución IP que se utiliza para la difusión de la Alerta Sísmica no fue realizada de manera correcta por parte del servidor público responsable, esto generó que el audio de “simulacro” se encontraba cargado en lugar del audio oficial de la alerta sísmica.
 
En ese servidor se alojaban mil 948 altavoces que emitieron el sonido de simulacro, que corresponden a la difusión en 974 postes distribuidos en todas las alcaldías de la CDMX.

Sobre el evento del sábado 20 de marzo, se debió a que uno de los servicios que se encarga del manejo del envío de la señal a los altavoces del sistema  analógico, entró en falla durante el evento de sismo del día viernes 19 de marzo.

Lo anterior provocó que un mensaje de envío de alerta sísmica quedará en estado de suspensión y cuando el servicio se recuperó durante el día sábado, se ejecutaron los procesos pendientes,  incluyendo la solicitud de envió de señal de alerta sísmica.
 
Por lo anterior ya se les solicitó la renuncia de los dos servidores públicos responsables, incluso la Contraloría General de la Ciudad de México se encuentra revisando el tema para saber si amerita una falta administrativa. 
 
“Se continúa en revisión el comportamiento de los funcionarios y de hasta el titular, conmigo incluido, para verificar si todavía encontramos una situación que estuviera en falta para tomar las medidas que amerite la situación”, indicó el coordinador del C5.
 
Además, el C5 realizará una revisión detallada de la correcta configuración de audio oficial de la alerta sísmica en todos los servidores y verificará a los servidores públicos correspondientes mientras que se realizarán simulacros con audio en blanco (sin percepción por parte de la ciudadanía) durante 22 y el 24  de marzo.
 
“A nombre del C5 es ofrecer la disculpa correspondiente, en primer lugar entendemos que no solamente se genera una aprehensión en la población sino que también, desde mi punto de vista, es igual de grave terminar la confianza que tiene la gente a la herramienta (de los altavoces) es muy importante, entendemos la problemática, ha sido identificada ya y ha sido corregida y estamos trabajando para garantizar que una situación como esta no vuelva a ocurrir”, dijo Juna Manuel García Ortegón, coordinador del C5
 
Sobre la migración a tecnología IP, el coordinador del C5 mencionó que hasta la fecha tiene 6 mil 709 postes que tienen una tecnología analógica, es decir vieja, por lo que al finalizar el año tendrán 12 mil 826 con altavoces. Actualmente en la Ciudad de México hay 14 mil 688 postes con cámaras. 
  
Cabe mencionar que los altavoces se encuentran distribuidos en dos sistemas, el más antiguo que es analógico y el más moderno que es digital por lo que se trabaja en la migración de postes, del sistema conocido como analógico (introducido en 2009) a una solución completamente digital (introducida en 2018), que presentó mejoras tales como: mejor tiempo de respuesta, simplicidad en el diseño, esquema de monitoreo moderno, arquitectura abierta, mantenimiento de costo y complejidad contenida.

Fuente: El Universal