El comisionado del Instituto Nacional de Migración (INM), Francisco Garduño Yáñez, supervisó las tareas de asistencia humanitaria que llevan a cabo los elementos de Grupo Beta Tijuana en el campamento instalado por personas migrantes a un costado del punto de internación El Chaparral, en la franja fronteriza con Estados Unidos.

Comentó que, si bien decenas de personas migrantes extranjeras determinaron desde febrero pasado mantenerse en este perímetro con la esperanza de registrar una solicitud de asilo y cruzar al vecino país, el INM refrenda el compromiso y colaboración para acompañarlos a espacios con mejores condiciones de estancia con los protocolos sanitarios adecuados.

Dijo que la autoridad migratoria mantendrá su propuesta y alternativa para quienes deseen alojarse en instalaciones y albergues de la sociedad civil y/o del gobierno federal, sobre todo, quienes llegaron a este lugar en núcleo familiar, con niñas, niños, adolescentes y personas de la tercera edad o alguna discapacidad. 

El comisionado mencionó que el Centro Integrador Migrante ‘Carmen Serdán’ cuenta con todos los servicios de salud y alimentación para mantener una estancia digna y humanitaria. 

Al recorrer algunas áreas del campamento, Francisco Garduño Yáñez constató la atención y asistencia brindada por integrantes de Grupo Beta a personas extranjeras, así como las acciones de orientación e información sobre trámites de regulación migratoria.

Reconoció el trabajo de colaboración con otras dependencias de los gobiernos federal y estatal, además de la sociedad civil, a fin de conjuntar esfuerzos para brindar atención de estos grupos de personas migrantes. 

Instruyó a su personal a mantener una atención permanente basada en el respeto a los derechos humanos y a la dignidad humana, privilegiando el interés superior de la niñez y la salvaguarda de grupos vulnerables. 

El Instituto Nacional de Migración, dependiente de la Secretaría de Gobernación, refrenda así su compromiso por una migración segura, ordenada y regular, con pleno respeto a los derechos humanos de las personas en condición de tránsito, independientemente de su nacionalidad o condición política, social o económica.