El periodista mexicano Jacinto Romero Flores fue asesinado a tiros este jueves 19 de agosto de 2021 en  Veracruz, considerada como uno de las regiones más peligrosas para ejercer el periodismo.

Autoridades locales dieron a conocer que el reportero de la cadena radiofónica Ori Stereo fue atacado a tiros en el municipio de Ixtaczoquitlán, en la zona montañosa central, donde hay una alta incidencia de delitos relacionados con la disputa de bandas del narcotráfico.

Romero Flores, quien cubría amplias regiones en zonas serranas, circulaba a bordo de su vehículo sobre el boulevard Reforma cuando fue atacado con disparos de arma de fuego.

El comunicador murió en el lugar de los hechos, donde se registró una fuerte movilización policial en búsqueda de los asesinos, sin que hubiera resultados positivos.

Cinco meses antes denunció haber recibido amenazas tras publicar una nota contra funcionarios del cercano municipio de Texhuacán.

Cuitláhuac García se compromete a esclarecer el crimen del periodista

El gobernador del estado, Cuitláhuac García, perteneciente al partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena), informó que iniciaron la búsqueda de los responsables y las investigaciones para esclarecer el crimen del periodista.

“Reiteramos que no se permitirá que intenten amedrentar a la población, mucho menos a los periodistas. Por lo que cualquier intento en ese sentido no quedará impune”, se comprometió mientras se celebraba una Mesa de Coordinación para la Construcción de la Paz, un mecanismo de seguridad que aglutina a instancias municipales, estatales y federales.

El 30 de marzo de 2020, la reportera veracruzana María Elena Ferral fue atacada a tiros y horas después murió en un hospital.

Y en septiembre de ese mismo año fue asesinado y decapitado el periodista de nota roja Julio Valdivia.

De acuerdo con estadísticas de la Comisión Estatal para la Atención y Protección de los Periodistas, se contabilizan 25 periodistas asesinados en Veracruz durante los Gobiernos de Javier Duarte (2010-2016), de Miguel Ángel Yunes (2017-2018) y de Cuitláhuac García.

México es uno de los países del mundo más violentos para el gremio periodístico y cada año se registran numerosos asesinatos, agresiones e intimidaciones contra la prensa por parte del crimen organizado y de autoridades.

Según Artículo 19, un total de 141 periodistas han sido asesinados desde el 2000 a la fecha en posible relación con su labor. De estos, 21 se produjeron durante el actual mandato de López Obrador, quien asumió el poder el 1 de diciembre de 2018.

Pero según la Secretaría de Gobernación de México, la cifra sería todavía mayor, pues al menos 43 periodistas han sido asesinados durante el Gobierno de López Obrador.

Fuente: EFE