Como parte de las políticas de construcción de áreas incluyentes en el espacio público, el Gobierno de la Ciudad de México, a través de la Secretaría de Medio Ambiente (SEDEMA) y la Secretaría de Obras y Servicios (SOBSE), habilitó un modelo 100 por ciento incluyente de áreas recreativas en el Bosque San Juan de Aragón, cuyo propósito es crear conciencia, derribar barreras, fomentar las relaciones sociales y la amistad entre personas con y sin discapacidad.

Ubicado frente al parque Canino, este espacio inclusivo y único en su tipo en parques y bosques de la capital, cuenta con tres módulos de juegos, tres módulos de sube y bajas para silla de ruedas; cinco piezas de columpios para mamá-bebé, sillas de ruedas y clásicos; así como dos ruedas giratorias.

Entre las atracciones de este parque incluyente destacan el carrusel incluyente, el columpio de arco inclusivo, el columpio incluyente oscilatorio, el volantín incluyente y el columpio Infantil Incluyente.

Asimismo, con el fin de salvaguardar la integridad de las niñas y niños con capacidades diferentes, en un área de 650 metros cuadrados se colocó un piso amortiguante hecho de caucho, en el cual se pintó un mosaico de colores. Además, en la zona de estar se utilizaron 400 metros cuadrados de concreto ecológico, se colocaron ocho bancas, cuatro bolardos, se construyeron rampas de acceso y 48 metros cuadrados de guarniciones.

Este nuevo espacio es un área de juegos verdaderamente inclusivos, que aborda las necesidades de desarrollo de las y los niños al proporcionar intencionalmente oportunidades para el desarrollo de habilidades físicas, cognitivas, comunicativas, socioemocionales y desarrollo sensorial.

De acuerdo con el INEGI, en la Ciudad de México residen 122 mil 176 niños de 0 a 14 años con alguna limitación o discapacidad, por lo que la implementación de espacios incluyentes es una respuesta a la necesidad que tiene la población con discapacidad.

Cabe señalar que el objetivo de estas áreas recreativas no consiste únicamente en hacer accesible los juegos infantiles a niños y niñas con capacidades diferentes, sino en conseguir una integración de ellas y ellos, con el resto de niños y niñas para fomentar la interacción y la no discriminación.

De esta manera, el Gobierno capitalino promueve la creación y rehabilitación de espacios verdes que sirven como lugar de esparcimiento para toda la familia, con la participación social, el juego en grupo y la garantía al derecho a la recreación para todos los niños y niñas de la Ciudad.