Centenares de migrantes de Haití, Venezuela, Cuba y del istmo centroamericano conformaron una caravana para romper el cerco militar que impuso el gobierno de México para a los extranjeros, muchos de los cuales cuentan con status de refugiados.

Con gritos y pancartas, los migrantes abandonaron el centro histórico de Tuxtla Gutiérrez y comenzaron su largo camino con destino a Estados Unidos, mientras que el gobierno federal fortaleció los retenes y puntos de revisión por donde habrán de transitar los inconformes.

Al caminar sobre la carretera entre Huehuetán y Huixtla elementos de la Guardia Nacional, así como agentes de migración y policías estatales trataron de impedir que continuaran desatándose un enfrentamiento.

En videos que han comenzado a circular en redes sociales se observa cómo una camioneta del Instituto Nacional de Migración (INM) terminó con los vidrios destrozados.

Aunque la Guardia Nacional montó un retén a la altura del municipio de Huehuetán, los cientos de migrantes continuaban su camino.

La caravana migrante que pretende llegar a los Estados Unidos buscaría transitar por los estados de Tabasco, Veracruz y Tamaulipas, estos dos últimos son catalogados de alto riesgo para los migrantes ya que son zonas controladas por grupos delictivos de alto poder.

Fuente: 24 horas