La senadora Olga Sánchez Cordero dijo que los lineamientos que emitió el Instituto Nacional Electoral sobre la revocación de mandato no podrán estar por encima de la Ley, que sobre esta materia aprobará el Congreso de la Unión.

En la VII Reunión Plenaria del Grupo Parlamentario Morena en el Senado, la legisladora llamó a sus compañeros de bancada a mantenerse firmes y no permitir que se trate de confundir a la población para cambiar la pregunta.

La senadora dijo que “no se no es una consulta, es un ejercicio de democracia participativa, así debe llamarse”.

Sánchez Cordero propuso, en el encuentro que se llevó a cabo en la antigua casona de Xicoténcatl, que se incluya un artículo transitorio al proyecto que se apruebe para expedir la legislación reglamentaria, a fin de establecer que esta Ley derogará cualquier normativa u ordenamiento jurídico que se oponga a ella.

Si bien una autoridad administrativa, el INE, ya publicó sus lineamientos, “éstos de ninguna manera podrían contravenir a la Ley, porque una legislación expedida por el Congreso de la Unión tiene mayor jerarquía que cualquier ordenamiento, disposición o normativa de autoridades administrativas.

La senadora insistió en que la pregunta es la columna vertebral de la Ley Federal de Revocación de Mandato, por lo que tienen que mantener la redacción propuesta por Morena, con firmeza.

“Es lo que realmente los demás partidos políticos y las fracciones parlamentarias pretenden modificar”. Es muy fácil, agregó, que traten de confundir a la población para modificar la pregunta, “pero no podemos permitirlo; ni tampoco que un lineamiento de inferior jerarquía normativa vaya encima de nuestra ley que se va a expedir”.

Olga Sánchez Cordero consideró que la redacción sobre este tema que planteó la fracción parlamentaria mayoritaria es de gran trascendencia para este ejercicio de participación democrática directa, participativa, “así debe llamarse”, dijo.

El Instituto Nacional Electoral y otras instituciones, enfatizó, pretenden equipararla con un ejercicio de democracia representativa. “Nada más lejano a eso”.

Por lo que, “hay que insistir que no es una nueva elección y que tampoco es un ejercicio de democracia representativa, como quisieran muchos de nuestros adversarios poner sobre la mesa y decir que esto es una elección. No, es diferente”.

Sánchez Cordero consideró indispensable informar al pueblo de México para que conozca este nuevo ejercicio: “tenemos que comunicar bien de qué se trata y sostenernos precisamente en esta nueva vida de democracia participativa del pueblo, en donde la gente participa directamente”.

Morena, asentó, debe defender estas dos posturas, bajo los principios estrictos de un Estado de Derecho, en donde la jerarquía normativa prevalece y en la que es necesaria difundir una visión del ejercicio en torno a la democracia participativa, diferenciada de la democracia representativa.