Al menos 23 personas han muerto a causa de las inundaciones del miércoles en Nueva York y Nueva Jersey. Los remanentes de la tormenta Ida, que golpeó Luisiana como un huracán categoría 4 el domingo, trajeron lluvias históricas al noreste de Estados Unidos.

Según las autoridades, 13 personas han muerto por las inundaciones. La policía señaló que nueve personas murieron en la ciudad de Nueva York, mientras que cuatro perdieron la vida en Elizabeth, en el vecino Nueva Jersey, dijo a la agencia AFP un portavoz de la alcaldía. Sin embargo, medios estadounidenses hablan de hasta 23 muertes.

De acuerdo con el New York Times, en Elizabeth, Nueva Jersey la policía encontró a cinco personas muertas en un complejo de departamentos. Otra muerte ocurrió en Passaic, Nueva Jersey, donde el río Passaic se desbordó.

En Nueva York, siete de las muertes ocurrieron en los distritos de Queens y Brooklyn, informó la cadena NBC. Algunos de estas personas, incluido un niño de dos años, murieron ahogados en sus departamentos en los sótanos de los edificios, según el diario neoyorquino.

Lluvias históricas en Nueva York por Ida

El Servicio Meteorológico de Estados Unidos (NWS) registró un récord histórico de 80 mm de lluvia en una hora en Central Park.

Las inundaciones bloquearon las principales vías de tránsito en varios distritos, incluidos Manhattan, el Bronx y Queens. La lluvia comenzó a caer a las 9:30 pm (8:30 pm, hora del centro de México) y distintos vídeos subidos a Twitter por el NWS mostraban las calles anegadas que hacían imposible el tráfico vehicular.

“No conduzca por las calles inundadas. No sabemos qué profundidad tiene (el agua) y es muy peligroso. Dé media vuelta”, instó el NWS.

En plena noche, la nueva gobernadora del Estado de Nueva York, Kathy Hochul, declaró el estado de emergencia tras importantes inundaciones en todos los condados limítrofes con la Ciudad de Nueva York, que podría afectar a unos 20 millones de personas.

Bill de Blasio, alcalde saliente de la ciudad de Nueva York, deploró en un tuit un “acontecimiento meteorológico histórico” y declaró también el “estado de emergencia”.

“Estamos sufriendo un evento meteorológico histórico con lluvias que están rompiendo récords por toda la ciudad, con inundaciones brutales y condiciones peligrosas en las carreteras”, advirtió el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, en las redes sociales.

Tanto De Blasio como Hochul señalaron que en unas pocas horas cayó mucha más lluvia de lo esperado, lo que ha dejado a la región en una “pésima situación”.

Las afectaciones de la inundación en NY

Según el NWS, se trata del primer estado de emergencia por inundaciones repentinas que se declara en la historia de la megalópolis, golpeada en octubre de 2012 por el huracán Sandy.

Cientos de vuelos fueron cancelados en los aeropuerto Neoyorquinos de Newark, LaGuardia y JFK. Un video mostraba a una terminal inundada en Newark.

En la ciudad de Nueva York, prácticamente todas las líneas del metro quedaron suspendidas al ser inundado por auténticas riadas y cascadas de agua que caían tanto por las escaleras de las estaciones como por los techos de los túneles.

El Times reporta que cientos de personas fueron evacuadas de trenes y del metro y que los equipos de emergencia tuvieron que usar botes para salvar a las personas de los techos de sus autos.

“Tengo 50 años y nunca había visto tanta lluvia”, declaró a la AFP Metodija Mihajlov, que vio el sótano de su restaurante en Manhattan inundarse con ocho centímetros de agua.

“Era como vivir en la selva, como la lluvia tropical. Increíble. Todo es tan extraño este año”, dijo el empresario.

Las precipitaciones y fuertes vientos también barrieron el condado de Westchester, al norte de Nueva York, y muchos sótanos de casas se inundaron en cuestión de minutos. Fotos obtenidas por la AFP muestran sótanos y plantas bajas de viviendas con al menos 50 centímetros de agua

El gobernador del vecino estado de Nueva Jersey, Phil Murphy, declaró también el estado de emergencia.

Se emitió una alerta de tornado que podría golpear el sur del estado de Nueva York y sus alrededores, el norte de Nueva Jersey y el sur de Connecticut (la mayor ciudad de Pensilvania).

“Busquen refugio AHORA. Los objetos que vuelen serán peligrosos para aquellos que se vean sorprendidos sin refugio. Muévanse a una planta más baja y permanezcan lejos de las ventanas”, tuiteó de su lado la oficina de información de emergencias de la ciudad de Nueva York.

Alrededor de 98,000 hogares en Pensilvania, 60,000 en Nueva Jersey y 40,000 en Nueva York quedaron sin suministro de electricidad, según el sitio web especializado poweroutage.us .

La tormenta provocó la suspensión la actividad del Abierto de Estados Unidos de tenis debido a los fuertes vientos y precipitaciones.

En Flushing Meadows la lluvia barrió una pista de tenis cubierta e interrumpió el partido de segunda ronda entre el sudafricano Kevin Anderson y el argentino Diego Schwartzman, pues el agua entró por las cuatro esquinas del techo del recinto colocado en 2018 justamente para que puedan disputarse partidos bajo lluvia.

Inundaciones en Estados Unidos por el paso de Ida

Las tormentas forman parte de los remanentes del huracán Ida que, ya degradado a tormenta, ha atravesado la parte este del país desde que entró por el estado de Misisipi y Luisiana, donde causó graves inundaciones y al menos seis muertos.

Las inusuales lluvias en Nueva York pasaron solo 11 días después del paso de la tormenta tropical Henri, lo que provocó nuevas alertas de la comunidad científica sobre lo que será el nuevo normal gracias al calentamiento climático: el aire más caliente alberga más agua y permite a las tormentas ganar fuerza más rápido y crecer más grandes.Ya

En Luisiana, los vuelos de reconocimiento del miércoles revelaron que hay comunidades enteras devastadas por el viento y las inundaciones.

El gobernador de Luisiana, John Bel Edwards, pidió suministros de combustible de emergencia para ayudar a millones de hogares u empresas sin electricidad y a 600,000 personas sin agua.

El número de muertes aumentó a seis el miércoles luego de los fallecimiento confirmados de dos trabajadores en Alabama que reparaban la red eléctrica, según un ejecutivo proveedor de servicios públicos Pike Electric.

Miles de personas más se quedaron sin nada, ya que innumerables casas están destruidas y hay pueblos enteros inundados evocando los recuerdos del huracán Katrina, que mató a unas 1,800 personas y casi destruyó Nueva Orleans hace 16 años.

Se espera que Ida continúe este jueves hacia el norte, en dirección de Nueva Inglaterra.

“El ciclón postropical Ida trae fuertes lluvias generalizadas e inundaciones repentinas potencialmente mortales a lo largo y cerca de su trayectoria”, dijo el Centro Nacional de Huracanes (NHC).

Se prevén más lluvias asociadas a Ida en la costa de Maine, Rhode Island y el este de Massachusetts. De igual forma se esperan tornados en Rhode Island y el sureste de Massachusetts.

Entre tanto, la tormenta tropical Larry se convirtió en huracán este jueves, en medio del Atlántico oriental sin presentar amenaza en tierra por ahora y con pronósticos de alcanzar una categoría mayor el viernes, según el NHC.

Tras su formación, el ciclón se encontraba a unos 875 kilómetros a oeste de las islas más al sur de Cabo Verde, en África. El sistema se está moviendo hacia el oeste a cerca de 31 kilómetros por hora con vientos máximos sostenidos de 120 kilómetros por hora, con ráfagas más fuertes.

Los meteorólogos prevén un fortalecimiento de estable a rápido durante los próximos dos días, y se espera que Larry se convierta en un gran huracán el viernes por la noche.

Los vientos con fuerza de huracán se extienden hacia afuera hasta 30 kilómetros desde el centro y aquellos con fuerza de tormenta tropical hasta 130 kilómetros.

Los meteorólogos de NHC, con sede en Miami, prevén un giro gradual hacia el oeste-noroeste y se espera una disminución en la velocidad de avance el viernes.

Fuente: AFP, EFE y Reuters