El Comité Ejecutivo Nacional del PAN se deslindó de la reunión que sostuvieron algunos de sus senadores con Santiago Abascal, líder del partido ultraderechista español VOX; reunión que desató una ola de críticas dentro y fuera del blanquiazul.

Por medio de un comunicado, el Partido Acción Nacional (PAN) indicó que los legisladores se reunieron con el conservador español, y suscribieron la Carta de Madrid contra el comunismo, a título personal y en uso de su libertad.

Lamentamos las interpretaciones equivocadas que se hayan podido hacer a este evento en donde no se suscribió ningún acuerdo político, sino un texto donde se manifestaba la disposición individual de trabajar en la defensa del Estado de Derecho.

“El imperio de la ley, la separación de poderes, la libertad de expresión y la propiedad privada, la defensa de nuestras libertades, democracia, los derechos humanos, el pluralismo, la dignidad humana y la justicia”, explicó el partido.

El PAN aseguró ser un partido político humanista, que defiende los derechos humanos y la democracia; al tiempo que señaló que esos valores están amenazados actualmente por el gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

“La democracia requiere del diálogo y la tolerancia, se dialoga con los diferentes, respetando las ideas y costumbres del otro”, agregó el CEN del PAN luego que miembros de la propia oposición calificaron la reunión con VOX como un grave error político.

Y es que VOX no sólo es conocido por ser un partido en contra de los derechos de las mujeres y la comunidad LGBT, sino que ha expresado críticas directas contra el pasado de México al defender la conquista española y la brutalidad contra los pueblos indígenas.