Aremi Fuentes, medallista olímpica de bronce en Tokio 2020, denunció haber recibido un cheque sin fondos por parte del gobierno del Estado de Baja California, mismo que era una retribución por la presea que obtuvo en la prueba de halterofilia 76 kg en la máxima justa deportiva.

El pasado 12 de agosto, la halterista se reunió con el gobernador de Baja California, Jaime Bonilla, en un acto privado en el que también estuvieron presentes David González, director del Instituto del Deporte y la Cultura Física de Baja California (INDEBC), y los atletas Luis Álvarez (también medallista en Tokio 2020, en tiro con arco mixto, junto a Alejandra Valencia), Eder Frayre (ciclista de montaña) y Daniel Corral (gimnasta). Fue ahí donde Fuentes recibió de manos de Bonilla un estímulo económico por 50,000 pesos.

La medallista explicó que, al día siguiente del evento, acudió a las instalaciones de INDEBC para canjear el cheque; sin embargo, al momento de la transacción, personal del Instituto le advirtió que no había fondos para pagar el premio al que había sido acreedora. Fuentes detalló que durante la entrega simbólica del reconocimiento en las oficinas del gobierno de BC obtuvo un pago de $24,000 que correspondían a un adeudo de ocho meses de su beca estatal, además del cheque sin fondos. Hasta el momento, la medallista sigue sin recibir respuesta de las autoridades.

“Es la primera mala experiencia que tengo en mi carrera deportiva. Y siendo una medalla histórica para México y para Baja California. Seguiré representando a mi estado, pero sigue la molestia”, declaró Fuentes, quien aseguró sentirse “discriminada”, porque otros medallistas olímpicos han percibido hasta $350,000 de parte de la misma administración. “No sólo es mi caso y espero que con esto exista una nueva organización y escuchen a los deportistas”, concluyó la halterista.

Fuente: AS