Previo a la comparecencia este día del secretario de Gobernación, Adán Augusto López Hernández, los grupos parlamentarios en el Senado de la República fijaron su posicionamiento en materia de política interior; mientras la oposición criticó la falta de conciliación, diálogo y paz, Morena advirtió que “nunca el gobierno de la cuarta transformación se manchará las manos de sangre”.

Los legisladores de la mayoría parlamentaria reiteraron que ahora la Secretaría de Gobernación nunca será la que reprima, violente o atente contra los derechos humanos.

En el marco de la glosa por el tercer año del Gobierno de la República, César Cravioto, de Morena, resaltó que en este sexenio, a pesar de las provocaciones que surgen desde la derecha, no habrá una respuesta autoritaria por parte de los gobiernos federal y de la Ciudad de México, al advertir que “nunca el gobierno de la cuarta transformación se manchará las manos de sangre”.

“Hoy en Bucareli, en el Palacio de Cobián, sus ocupantes son luchadores sociales que tienen muy claro el rol histórico que les toca jugar: Nunca más una Secretaría de Gobernación que sea temida, que reprima y amedrente”.

César Eduardo Cervantes, de Morena, recordó que en 2018 el pueblo votó por la cuarta transformación, “poniendo en el basurero de la historia a los apátridas” que durante seis largos sexenios tanto daño hicieron a la nación.

Ahora, agregó, los retos a enfrentar son el combate a la corrupción, la delincuencia y la violencia desde sus causas estructurales; la migración desde la perspectiva de los derechos humanos, la búsqueda de la tranquilidad y la justicia social mediante una política interna humanista que respete la integridad y dignidad de las personas.

Desde la tribuna, Mayuli Latifa Martínez, del PAN, consideró que vivimos no el gobierno de la cuarta transformación, sino de la contradicción. Hablan del perdón y de respeto mutuo con doctrinas y valores; sin embargo, la realidad evidencia que eso es una ficción.

“En los hechos no se refleja que tengamos un México en paz, seguro, con crecimiento y con desarrollo económico. No vemos un sistema de Salud como el de Dinamarca, desde luego, en los hechos no tenemos a un México unido”.

Claudia Ruiz Massieu, del PRI, consideró que es necesario construir acuerdos con todas las fuerzas políticas del país, fortalecer la cultura democrática de la ciudadanía y abrir más espacios para su participación privilegiando el diálogo y los entendimientos.

Resaltó que la designación de un nuevo titular de la Secretaría de Gobernación, es una determinación responsable para imprimir un cambio de rumbo a la conducción de la política interior.

Subrayó que llegamos a este momento en una situación grave de crisis de violencia, de seguridad y de Derechos Humanos; de crisis migratoria, de violencia de género, de polarización y de crisis de la institucionalidad democrática.

Eunice Romo, de Encuentro Social, destacó la importancia la erradicación de la corrupción y la desaparición de la “célula terrorífica Dirección Federal de Seguridad y del órgano encargado del espionaje y la intimidación para preservar la gobernabilidad.

Cecilia Pinedo, del PT, dijo que estos tres años de gobierno, la cuarta transformación ratificó su compromiso con los derechos humanos, fortaleció su capacidad institucional para escuchar a todos los actores sociales y ha trazado una ruta para atender las necesidades de los sectores más vulnerables.

Antonio García Conejo, del PRD, denunció que desafortunadamente los únicos logros obtenidos en estos tres años por parte del Gobierno federal, es el incremento de la pobreza: más de dos millones de personas viviendo en extrema pobreza; es decir, no tienen ni siquiera para comer.

Asimismo, se ha polarizado la política desde Palacio Nacional por parte del Ejecutivo federal, principal guía de esta nación, como desprecio a las autoridades locales, a los gobernadores, pues el no atender y el no querer escuchar, también es un una irresponsabilidad.

“Sea un gran conciliador. Lleva un mes al frente de la dependencia. Promueva los acuerdos políticos y los consensos sociales para que se mantengan las condiciones de unidad nacional”, pidió en perredista el titular de la Secretaría de Gobernación.