La “débil judicialización” del exprocurador Jesús Murillo Karam, apresurada por la Fiscalía General de la República, pone en riesgo de que no se le condene por el caso Ayotzinapa, alertó El Grupo Interdisciplinario de Expertas y Expertos Independientes (GIEI).

“La Fiscalía no puede tener más consideraciones judiciales que las probatorias y lograr las condenas. Producto de esta judicialización débil se corre el riesgo de que no se logre una condena de culpabilidad contra Murillo Karam”, refirió el GIEI en conferencia de prensa desde la sede de la Comisión de Derechos Humanos de la CDMX.

El grupo de especialistas para el caso Ayotzinapa identificó una serie de movimientos irregulares al interior de la FGR a partir del 18 de agosto de 2022 cuando la Comisión para la Verdad y el Acceso a la Justicia del Caso Ayotzinapa (CoVAJ) presentó el informe del caso Ayotzinapa.

De acuerdo con lo referido por el grupo, el 19 de agosto del año en curso personal de la antigua Seido y de Visitaduría llegó a despojar de las carpetas de investigación a fiscales de la Unidad Especial de Investigación y Litigación para el Caso Ayotzinapa (UEILCA). “Esto significaba una alerta frente acciones no permitidas y no lógicas”.

Aunado a este acontecimientoel GIEI consideró que la renuncia del fiscal especial para el caso Ayotzinapa, Omar Gómez Trejo, responde a procesos irregulares.

“El problema es que se den órdenes y se cambien fiscales porque los fiscales no quieren seguir las órdenes que no tienen ninguna justificación. Las investigaciones se llevaron adelante tratando de vencer los mismos problemas endémicos de la Fiscalía: buscar cómo llegar a la información”.

De acuerdo con una investigación del diario El País las investigaciones coordinadas entre la FGR y la Unidad Especial para la Investigación y el Litigio del caso Ayotzinapa (UEILCA) marchaban ‘bien’ hasta que se presentó el caso de Jesús Murillo Karam, exprocurador General de la República-

El fiscal Gertz ordenó acelerar las acusaciones contra Murillo a mediados de agosto. La UEILCA planteó entonces un plazo de un mes para consignar la acusación al juzgado. Pero Gertz se negó y desplazó a la Unidad. El fiscal general ordenó entonces a la Fiscalía Especializada de Asuntos Internos que tomara el caso de Murillo de manos de la UEILCA y lo presentara al juzgado

Jesús Murillo Karam fue detenido el 19 de agosto al salir de su domicilio, enLomas de Chapultepec, Ciudad de México y una semana después fue vinculado a proceso por tortura, desaparición forzada y obstrucción a la justicia en el caso Ayotzinapa.

on información de El Financiero