Para el presidente Andrés Manuel López Obrador fue un extremo y “de caricatura” que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJFprohibiera la semana pasada a partidos como Morena usar de propaganda electoral a los llamados “amlitos”, una imagen caricaturizada del mandatario federal. 

La postura del mandatario se dio en la Mañanera de este martes en Palacio Nacional, al ser cuestionado sobre qué opina de las denuncias que acumulan las los presidenciables de Morena para la contienda del 2024, las llamadas «corcholatas«.

“Es obvio (las denuncias) porque los del bloque conservador están muy nerviosos y tienen mucha influencia en el INE y en el Tribunal Electoral. Imagínense que el Tribunal Electoral prohibió los muñequitos de ‘ya saben quién’, es ahora sí que de caricatura: Tribunal electoral prohibiendo los muñequitos de ya saben quién. 

“Pero hay muchos estilos. Esos son de un caricaturista que no quiero mencionar porque lo voy a perjudicar, pero ya estos ya son de dominio público, y ya los prohibieron”, contestó. 

Se preguntó al mandatario federal si el gobierno federal impugnará la decisión del Tribunal. 

“No, nada, nada, nada, nada, es que muestran el cobre, nos ayudan, son meros promotores de la transformación, les tenemos que agradecer porque llegar a estos extremos. Entonces, no me extraña nada, pero vamos a seguir adelante enfrentándolos”, respondió.

La resolución del TEPJF sobre los «amlitos»

El Tribunal Electoral informó que la prohibición de las figuras donde el presidente López Obrador es caricaturizado «vulnera los principios constitucionales de neutralidad y equidad«, precisó en la pretemporada de elecciones que habrá en el interior del país.

A través de un comunicado, el máximo tribunal de justicia del país señaló que la medida se tomó por mayoría de votos: “La resolución dictada por la Sala Regional Especializada mediante la cual determinó, entre otras cuestiones, sancionar a Morena por utilizar en su propaganda la caricatura del presidente de la República”.

Señaló que “la propaganda política-electoral está limitada para promover las candidaturas, sus propuestas, así como al ideario y plataforma de los partidos políticos, pero no para capitalizar la imagen de un servidor público, a fin de obtener una ventaja indebida”. Y concluyó: 

«Se expuso que el uso de la imagen que identifique a un servidor público en la propaganda política-electoral, máxime si se trata del titular del Ejecutivo Federal, para posicionarse o para hacer un llamado al voto, no está permitido y no puede ampararse en modo alguno en el ejercicio de una libertad de expresión, como lo planteaba el partido político».

Fuente: Heraldo de México