El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, rindió homenaje este domingo a la reina Isabel II antes de su funeral de Estado, apareciendo en un balcón con vistas al féretro de la difunta monarca. 

Biden es uno de los numerosos dignatarios y miembros de la realeza de Europa, Asia, África y América que asistirán al funeral del lunes.

Cientos de miles de personas han acudido a Londres para rendir homenaje a la monarca más longeva de Reino Unido, fallecida el 8 de septiembre a los 96 años. 

El cuerpo de Isabel yace en el histórico Westminster Hall desde el miércoles, y personas de todas las clases sociales y de todo el país y el extranjero han hecho fila durante horas para pasar junto a su ataúd en un flujo constante y emotivo. 

Cuando Biden ocupó su lugar en el balcón junto a su esposa Jill, se persignó antes de ponerse brevemente la mano en el corazón.  

«Su legado ocupará un lugar destacado en las páginas de la historia británica y en la historia de nuestro mundo», dijo el mandatario tras conocerse la noticia de la muerte de Isabel. 

Biden se unirá a presidentes, primeros ministros, reyes, reinas y sultanes que representan a casi 200 países y territorios en el funeral.  

El presidente francés Emmanuel Macron fue visto caminando cerca del río Támesis más temprano el domingo, mezclándose con la multitud reunida en las calles alrededor del Parlamento.

Ya no se espera la asistencia del príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohamed bin Salman, según una fuente del Gobierno británico.  

Invitar al hombre que los líderes occidentales creen que ordenó el asesinato en 2018 del periodista saudí Jamal Khashoggi había sido polémico. Él ha negado cualquier papel en el hecho. 

Con información de Reuters