La tormenta tropical Fiona se convirtió este domingo en un huracán al aproximarse a las costas de Puerto Rico, informó el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos (NHC) en su último boletín.  

Fiona, que avanza con vientos de hasta 130 km/h, amenaza este territorio estadunidense en el Caribe con lluvias torrenciales y deslizamientos de tierra.  

El huracán se encuentra a 80 km de la ciudad de Ponce, en el sur de Puerto Rico. 

Fiona ya causó graves daños a su paso por Guadalupe el viernes por la noche. En algunos lugares, el agua subió a más de 1.50 metros en ese territorio francés.   

Un hombre murió allí, arrastrado con su casa por la crecida de un río.   

A medida que la superficie de los océanos se calienta, aumenta la frecuencia de los huracanes más virulentos, con vientos más fuertes y lluvias más intensas. 

Con información de AFP